Nuevo

Los nutrientes en el suelo del jardín.


Para que las plantas de nuestro jardín crezcan y se desarrollen correctamente, se necesitan algunos nutrientes. Los principales son tres: N (nitrógeno), P (fósforo), K (potasio). Obviamente, solo tres sustancias no son suficientes para alimentar la complejidad de reacciones y procesos detrás del desarrollo de una planta, pero estas tres son los elementos fundamentales. Luego hay una serie de microelementos que sin embargo son importantes para un buen desarrollo de las plantas de nuestro jardín, por ejemplo calcio, hierro y zinc.

Nitrógeno

El nitrógeno es muy útil para el desarrollo de las hojas de las plantas y se puede aplicar no solo con fertilización sino también con abono verde. o mediante el cultivo de leguminosas. Este es el elemento que estimula la parte aérea del cultivo y favorece su vegetación.

Fósforo

El fósforo es un elemento importante para la floración y la fructificación, se encuentra tanto en forma mineral como orgánica. El fósforo orgánico se encuentra en el compost y en las sustancias orgánicas que se distribuyen en el suelo, es un aporte importante que nunca debe faltar en el jardín.

Potasio

El potasio suele estar presente en el suelo de forma natural, aporta rigidez a las partes leñosas de las plantas de nuestro jardín y sirve para el desarrollo de bulbos y tubérculos. Podemos decir que es un elemento "estructural" en la construcción de los tejidos vegetales de soporte.

Microelementos útiles

Además de fósforo, nitrógeno y potasio, las plantas necesitan otros elementos en menor medida. El más importante de ellos es el fútbol americano, para tener una idea de la presencia de calcio en un suelo, se puede medir su pH. Hay multitud de otros elementos que contribuyen a la vida de una planta: por ejemplo, hierro, zinc, cobre, magnesio, manganeso. Para conocer más, recomiendo leer el artículo sobre microelementos presentes en el suelo útiles para cultivos.

La importancia de la fertilización

Ahí fertilización es importante restaurar o mejorar la presencia de todos estos elementos en el suelo de nuestro jardín. Cuando se lleva a cabo la cosecha, en efecto, se retiran las verduras, al hacerlo retiramos gradualmente una serie de sustancias, que debemos devolver a la tierra, si queremos que siga siendo fértil. Por tanto, es necesario proporcionar las cantidades correctas de macro y microelementos a través de fertilizantes.

Elementos y rotación de cultivos

El fertilizante no es la única forma de revitalizar el suelo: diferentes plantas consumen diferentes sustancias, por eso es muy importante cultivar nuestro jardín mediante cultivos rotativos. Al rotar los tipos de vegetales, se aprovecha mejor el aporte de sustancias que cada familia de plantas da a la tierra a cambio de las que toma. Por ejemplo, las legumbres liberan nitrógeno al suelo, que extraen del aire y esto es muy valioso para la mayoría de las otras plantas hortícolas.

Insights

Vídeo: DINAMICA DE LOS NUTRIENTES EN EL SUELO (Diciembre 2020).