Información

Microelementos útiles para plantas


Hay tres elementos principales necesarios para la vida vegetal: fósforo, nitrógeno y potasio. Sin embargo, estos no son los únicos nutrientes útiles que se encuentran en el suelo del jardín. Hay muchos otros elementos, necesario en menor medida pero importante para los cultivos. Entre estos se encuentran el azufre, el calcio y el magnesio que se consideran macroelementos, por su presencia fundamental, y otros microelementos no menos importantes, como el hierro, zinc y manganeso que se consideran microelementos.

Cada microelemento tiene su propio papel en los múltiples procesos que ocurren durante la actividad vital de las plantas, una deficiencia o exceso de una de estas sustancias puede crear desequilibrios que se manifiestan con fisiopatías.

Las deficiencias de elementos en el suelo no siempre se deben a su ausencia real: muchas veces la causa radica en los excesos de otros microelementos antagónicos que dificultan su absorción. El pH del suelo también juega un papel importante para facilitar o no la absorción de nutrientes por parte de la planta.

Por tanto, el papel de los fertilizantes no termina en la restauración de los famosos macroelementos: es importante dotar al suelo y por tanto al sistema radicular de la planta de una gran riqueza de sustancias de las que alimentarse. Para simplificar, en este artículo enumeramos todos los elementos útiles entre los microelementos con la excepción de la tríada N P K, a saber, nitrógeno, fósforo y potasio, e informamos los principales elementos de interés para el agricultor.

Reconocer las deficiencias y los excesos.

Un primer síntoma que se presenta con frecuencia en caso de desequilibrio en presencia de un microelemento es la coloración anómala de las hojas de la planta. El amarilleo no debido a la sequedad o enrojecimiento de las hojas puede ser un signo de un microelemento deficiente. Incluso la caída de hojas y flores o la detención del crecimiento pueden deberse a un suelo que carece de alguna sustancia importante.

Mantenga la tierra del jardín rica

Si quieres evitar problemas por la falta de un microelemento, recuerda mantener el suelo nutrido con fertilizaciones orgánicas periódicas. Otra práctica agrícola fundamental que evita la explotación excesiva de los recursos del suelo es la rotación de cultivos, que, acompañada de las asociaciones adecuadas, ayuda mucho a la planta a tener siempre disponibles todos los recursos que necesita. Dado que diferentes plantas consumen diferentes sustancias, es muy importante cultivar nuestro jardín haciendo la rotación de los tipos de verduras, esto permite aprovechar al máximo el aporte que cada familia de plantas puede aportar al suelo y desencadena sinergias en lugar de competencias.

Principales microelementos del suelo

Calcio (Ca). Muchos elementos son importantes para el jardín, siendo el principal el fútbol americano (Ca), esencial para el crecimiento de plantas hortícolas. La cantidad de calcio disponible se correlaciona con el valor de pH del suelo, que se puede medir con un papel tornasol que detecta el pH del suelo. Cuando el pH es particularmente ácido, el calcio puede unirse al fósforo y volverse difícil de asimilar. La falta de calcio se manifiesta por el amarillamiento de las hojas, debilidad general de los tejidos vegetales y desarrollo deficiente de las raíces. El exceso de calcio, en cambio, se da principalmente en suelos calcáreos, por tanto siempre relacionado con el pH, y provoca una menor disponibilidad de otros microelementos, que provocan problemas a la planta. En particular, las plantas acidófilas, como las bayas, no toleran suelos demasiado ricos en calcio.

Hierro (Fe). El hierro es importante para las plantas, aunque el suelo suele contener suficiente hierro. Las plantas del huerto con mayor necesidad de hierro son las ensaladas, los pimientos y los tomates. El microelemento es deficiente cuando los excesos de algunos otros elementos inhiben su disponibilidad, efecto que también se da en suelos con pH elevado. La deficiencia de hierro o clorosis férrica se observa en un color amarillento que comienza en las venas de las hojas.

Magnesio (Mg). La deficiencia de magnesio en un suelo es muy rara y este elemento se encuentra en prácticamente todos los fertilizantes. Por tanto, aunque es muy importante para la vida vegetal, el horticultor suele tener poca preocupación por comprobar la escasez de magnesio.

Azufre (S). Si falta azufre, la planta ralentiza su crecimiento, las hojas jóvenes se quedan pequeñas y se vuelven amarillas, incluso un exceso de azufre puede ser problemático porque provoca dificultades en la absorción de otros microelementos. La necesidad de azufre es elevada sobre todo para el cultivo de coles y plantas brassicaceous en general. El olor característico que desprende la cocción de la col se debe precisamente a la presencia de azufre en la verdura.

Zinc (Zn). Rara vez falta zinc, las deficiencias se deben más bien a dificultades de absorción, que pueden ser causadas por suelos básicos o excesos de fósforo.

Manganeso (Mn). Este elemento se absorbe mejor cuando el pH del suelo es bajo, por lo que los suelos ácidos pueden causar excesos de manganeso que son perjudiciales para las plantas.

Cobre (Cu). Otro microelemento casi siempre está presente, por lo que las deficiencias de cobre son raras. Sin embargo, tenga cuidado que un exceso puede provocar clorosis férrica, limitando la absorción de hierro por parte de la planta.

Cloro (Cl) y Boro (B). Elementos cuyos suelos son bastante ricos, el requerimiento de boro de la planta es muy bajo. Por esta razón, la escasez casi nunca ocurre. Los excesos son perjudiciales, en particular hay que prestar atención al cloro si riegas frecuentemente con agua del grifo o si cultivas un suelo rico en sales.

Silicio (Si). El silicio es importante para las plantas porque ayuda a que las células sean más resistentes y menos susceptibles a los patógenos. Ciertamente, no es un microelemento raro y generalmente se encuentra naturalmente en el suelo, pero puede ser útil proporcionar una dosis más alta para prevenir enfermedades criptogámicas. La decocción de cola de caballo y el macerado de helecho son preparaciones a base de hierbas útiles para proporcionar silicio a las plantas.

A estos elementos se suman el carbono fundamental (C), el oxígeno (O) y el hidrógeno (H) que, sin embargo, no podemos considerar debido a que prácticamente siempre están disponibles en la naturaleza.

Vídeo: LOS MICROELEMENTOS (Diciembre 2020).