Nuevo

Fósforo para la huerta


El fósforo es uno de los elementos más importantes para el metabolismo de los organismos vegetales, en las plantas preside las fases de floración y fructificación, por lo que es fácil imaginar lo importante que es para la huerta.

Este elemento es de origen orgánico, si no se agrega mediante fertilización tiende a escasear por el consumo de las plantas en el jardín. La falta de fósforo se puede reconocer observando cambios en los colores de las hojas, en tonos rojizos o con tendencia a pardo-violeta.

El fósforo es uno de los nutrientes más importantes entre los que necesitan las plantas de jardín, junto con el potasio y el nitrógeno se consideran los macroelementos fundamentales para el suelo en la agricultura.

El fósforo en el suelo

El fósforo (P) es un elemento que se encuentra de forma natural en el suelo, gracias a los numerosos minerales fosfatados (fósforo mineral) y la presencia de materia orgánica (fósforo orgánico). El pH del suelo juega un papel importante al permitir que el sistema radicular absorba el fósforo, ya que condiciona la actividad de los microorganismos que transforman el elemento y lo ponen a disposición de las plantas. Este elemento es crucial para muchas operaciones vitales de las plantas, la mayor demanda de esta sustancia ocurre durante la fase de floración y especialmente durante la fructificación.

Deficiencias y excesos de fósforo

Escasez. Este elemento rara vez falta, está presente en prácticamente todas las fertilizaciones orgánicas y salvo en los casos de terrenos muy explotados no hay deficiencias de fósforo en el jardín. Cuando falta fósforo, la planta tiene dificultades para crecer y formar raíces, deja de florecer y no forma frutos. Los síntomas externos que pueden hacernos comprender la deficiencia son coloración anormal de las hojas (necrótica o marrón rojiza) y coloración amarillenta en las costillas. Un valor de ph demasiado alto puede inhibir la absorción de este elemento y ser la causa de la deficiencia.

Exceso. La presencia de mucho fósforo en el suelo no sería un problema para la planta, salvo que este exceso puede dificultar la asimilación de otros elementos importantes (como el hierro o el nitrógeno) y por tanto ser indirectamente nocivo.

Proporcionar fósforo con fertilizantes

El fósforo está presente en todos los fertilizantes orgánicos utilizados para el huerto orgánico, mediante la distribución de compost o estiércol en el suelo, también se agrega fósforo. Por tanto, no es difícil llevar este elemento al campo para su cultivo. En agricultura, una fertilización fosfatada específica puede ser útil durante el verano para aumentar la floración de las hortalizas de frutas, pero esta no es una operación que recomiendo hacer en el jardín. También porque debes asegurarte de utilizar fertilizantes de origen natural, permitidos en la agricultura ecológica. Si se realiza una buena fertilización básica antes de la siembra, el fósforo aportado es más que suficiente.

Vídeo: Potente abono orgánico rico en fósforo, potasio, nitrógeno. (Diciembre 2020).