Diverso

La rotación de cultivos


La rotación de cultivos es una técnica agrícola antigua, ya en uso durante la Edad Media. Para mantener la fertilidad del suelo que cultivas y prevenir la propagación de enfermedades de las plantas, es fundamental rotar cultivos, evitando siempre mantener una hortaliza en la misma parcela de terreno.

La rotación de verduras es aún más importante en un huerto orgánico donde no se utilizan pesticidas ni fertilizantes químicos.

Si llevas unos años haciendo jardinería, seguro que ya sabes que tienes que ir cambiando de lugar de un año a otro, vamos a intentar dar algunos criterios sobre cómo hacerlo mejor, en las distintas hojas de hortalizas encontrarás algunas indicaciones sobre rotaciones.

Ventajas de la rotación

Estas son las ventajas que se obtienen:

  • Suelo más fértil. Cada planta tiene su propia necesidad específica de nutrientes que extrae del suelo, mientras que la planta libera otras sustancias durante su ciclo de vida. Una buena rotación permite mantener un equilibrio de los elementos del suelo, mejorando la cosecha en cuanto a calidad y calidad, y ahorrando en fertilizaciones.
  • Menos parásitos. Cultivar un vegetal también significa atraer a sus "depredadores", que encontraron un entorno favorable para proliferar y reproducirse. Por esta razón, el cultivo en movimiento evita una propagación masiva de insectos hostiles y evita el uso de pesticidas.
  • Menos enfermedades. Las enfermedades de las plantas hortícolas son causadas principalmente por hongos (esporas) o virus, que permanecen en el suelo. Si cultivamos el mismo tipo de planta año tras año será más probable la propagación de enfermedades fúngicas y virales que pueden dañar gravemente el cultivo.

Cómo diseñar la rotación de cultivos

Piense en el largo plazo. Para obtener un resultado óptimo, sería bueno planificar al menos 4 años de ciclos de cultivo, aunque sea exigente.

El diario del jardín. Lo ideal para una correcta rotación de cultivos es anotar cada cultivo. Hay quienes dibujan plántulas, quienes crean archivos excel y quienes llevan una agenda de cultivo: lo importante es que todos encuentren el sistema con el que se sientan más cómodos para tomar nota de los distintos cultivos que se realizan. Cuanto más se tengan en cuenta los cultivos anteriores, retrocediendo algunos años, mejores serán los resultados de la rotación.

Un mínimo de rotación. Si eres muy vago y no quieres planificar una rotación de cultivos bien hecha, al menos ten en cuenta lo que has cultivado el año anterior, evitando repetir la misma hortaliza en la misma parcela y posiblemente también evitando hortalizas de la misma familia. Esta previsión por sí sola puede prevenir muchas enfermedades de las plantas, luego, con un poco de esfuerzo, puede mejorar.

Rotación por familia. Las verduras se dividen en familias (consulte la clasificación), generalmente las plantas de la misma familia eliminan sustancias similares del suelo y también suelen estar sujetas a enfermedades o enemigos comunes. Por ello un criterio excelente para la rotación de hortalizas es evitar la sucesión de cultivos del mismo tipo. Entonces, por ejemplo, no pongas tomates después de papas o pimientos, ni calabaza después de pepino, sandía o calabacín.

Rotación por tipo de cultivo. Un criterio alternativo al de la familia está ligado al tipo de verdura (podemos dividir las hortalizas de hoja, raíz, flor, frutas). De esta forma tomamos diferentes partes de la planta y consumimos de forma indicativa diferentes recursos en cuanto a los elementos presentes en el suelo.

La importancia de las legumbres. Las leguminosas (ej. Habas, guisantes, judías, judías verdes, garbanzos) son muy útiles en el jardín porque tienen la capacidad de fijar el nitrógeno del aire en el suelo y, por tanto, enriquecen el jardín con uno de los principales elementos nutricionales. Por ello, se trata de cultivos que no deben faltar dentro del ciclo de rotación.

Las asociaciones. Además de la rotación de cultivos, las asociaciones adecuadas entre hortalizas también son útiles para perseguir los mismos objetivos: reducción de parásitos, prevención de enfermedades y mantenimiento de la fertilidad del suelo. Las dos técnicas se integran y compensan en un huerto orgánico, por lo que recomiendo profundizar la discusión sobre los cultivos intercalados.

Ejemplo de rotación. Un buen ciclo de cultivo podría comenzar con una legumbre (por ejemplo, guisantes o frijoles), para enriquecer el suelo, luego insertando una planta exigente que explota su fertilidad (como pimientos o calabacín), pueden seguir un par de ciclos de vegetales poco exigentes. , como lechuga, cebolla o zanahoria. En este punto comenzamos de nuevo con una leguminosa.

Periodo de descanso. Un período de descanso del cultivo puede ser bueno para el suelo, incluso si el ciclo de rotación está bien equilibrado. El espacio de descanso no es necesariamente un terreno que no se pueda utilizar: puedes pensar en él como un área de relajación donde poner la barbacoa y una mesa, como un área de juegos si tienes niños, o puedes pensar en usar el terreno de descanso para un pequeño gallinero.

Vídeo: Rotación de cultivos: ventajas para la fertilidad del suelo - INTA Paraná. Carolina Sasal (Diciembre 2020).