Colecciones

Cómo elegir el jarrón para el jardín en el balcón.


Si quieres cultivar en el balcón, lo primero que debes hacer es averiguar qué contenedor usar: partimos de la elección de la maceta.

A continuación puede encontrar algunos criterios útiles para elegir el mejor contenedor para una buena terraza jardín. Un primer buen consejo es intentar reutilizar los envases que ya tengas y que no estés usando, tanto para ahorrar dinero como por motivos ecológicos. Evidentemente esto no puede significar el uso de macetas inadecuadas en cuanto a tamaño o características, lo que podría penalizar el éxito de tu jardín colgante.

Hay muchos aspectos a tener en cuenta: el primero es el tamaño de la maceta, ya que es fundamental que las plantas tengan un espacio adecuado para su sistema radicular. Si pones una plántula de calabacín en unos pocos litros de tierra, probablemente ni siquiera desarrollará la fruta. Otra característica importante es el material, que afecta el bienestar de la planta en función de cuánto puede sobrecalentarse al sol o cuánto deja transpirar.

Tamaño de la maceta: las medidas ideales

El tamaño de la maceta influye en las posibilidades de desarrollo de la planta que cultivamos en el balcón, la disponibilidad de materia orgánica y nutrientes y agua. Por lo tanto, debemos tener cuidado de elegir el jarrón del tamaño correcto. No hay una regla general por la que el tamaño ideal depende del cultivo que se plantarán en él. Hay verduras que son muy exigentes en cuanto a suelo, otras que se satisfacen con espacios reducidos: una planta de tomate tiene necesidades distintas a una ensalada.

Algunas reglas para entender qué tamaño debe tener la olla en relación con la verdura elegida:

  • Mejor grande en caso de duda. La maceta debe ser lo suficientemente grande para permitir a la planta un desarrollo adecuado de la parte de la raíz, además también hay que tener en cuenta que las macetas grandes tendrán la capacidad de retener más agua y más nutrientes, mientras que una maceta muy pequeña se regará y fertilizará con mayor frecuencia.
  • Al menos 10 cm de profundidad. Las macetas que son demasiado pequeñas deben descartarse en principio, generalmente se requiere una profundidad mínima de 10 cm para hacer el huerto.
  • Cuanto más se desarrolla la planta en altura cuanto más se necesita una maceta profunda, dado que si la parte aérea es impresionante, el sistema radicular tendrá, en consecuencia, un buen tamaño para compensar, sostener y nutrir el tallo y las ramas.
  • Las verduras que crecen bajo tierra, como las zanahorias, por ejemplo, pida macetas de buen tamaño, ya que si se mantienen cerradas el suelo se compacta y las raíces o bulbos subterráneos quedan pequeños.
  • Hortalizas que tienen una gran siembra sexta requieren contenedores de mayor tamaño. Encuentre los sextos de plantación de cada vegetal en su hoja de cultivo, que puede ver en la página dedicada a los vegetales.

Adaptarse al tamaño de la ventana o balcón

Evidentemente el tamaño de la maceta no solo debe tener en cuenta la planta a insertar, sino que también debe ser compatible con los espacios y características del lugar donde se colocará.

Ahí cultivo en el alféizar de la ventana requiere una maceta de forma reducida, generalmente rectangular, esto excluye claramente las verduras que necesitan más espacio: ciertamente no puede esperar cultivar papas o calabazas en el alféizar de la ventana.

Si en cambio lo tienes disponible un gran balcón puedes elegir macetas más grandes, también hay cajas cuadradas que contienen mucha tierra y te permiten hacer verdaderos canteros de huerto urbano en la terraza.

Pero preste atención a la capacidad de la losa: si eliges macetas muy grandes debes tener en cuenta el peso que pueden alcanzar una vez llenas de tierra, asegúrate de no comprometer la resistencia estructural de la terraza.

Material de la olla

El material del que está hecho el recipiente puede tener cierta importancia: el material depende de cuánto transpire el jarrón y de cómo reaccione al calor. Por ejemplo, si se usa un recipiente de metal en una terraza soleada en verano, podría calentarse al rojo vivo, sobrecalentando el suelo y consecuentemente el sistema de raíces de la planta hasta que muera.

Luego también hay que tener en cuenta la presencia estética, dado que el balcón suele estar a la vista y las macetas del huerto urbano también pueden tener un valor ornamental además de producir hortalizas. Examinemos los principales materiales disponibles para los jarrones, destacando sus fortalezas y debilidades.

Jarrones de madera

La madera es un material excelente para los cajones de bricolaje, pero debe recubrirse o tratarse para evitar que se pudra con la humedad. Por estas razones, generalmente se utilizan vasijas de arcilla o plástico. A nivel estético, la madera vista puede resultar bonita, tanto es así que también es costumbre realizar cajones de madera que contengan jarrones de otros materiales.

Macetas de plastico

Son contenedores ligeros, característica que se puede apreciar si mueves las macetas con frecuencia, tanto para limpiar el balcón como para llevar la planta a una zona más resguardada. En general, las macetas de plástico también son baratas y, por lo tanto, muy populares. Desde el punto de vista del cultivo no son óptimas porque no transpiran en absoluto, además protegen poco el suelo tanto del calor como de las heladas. En realidad, esta última característica se puede remediar fácilmente revistiendo el interior del jarrón con materiales aislantes. Por último, hay que tener en cuenta que si opta por el plástico está utilizando un derivado del petróleo, con el consiguiente daño ambiental, por lo que por motivos ecológicos sería mejor evitarlo.

Jarrones de terracota

La terracota es el material clásico con el que se fabrican las macetas, excelente porque es transpirable y con un buen efecto aislante. El defecto que tiene, además del precio no siempre barato, es que pesa mucho: las macetas grandes de terracota pueden ser realmente difíciles de mover una vez llenas de tierra. La terracota es muy hermosa a la vista, con su clásico color ladrillo.

Jarrones de tela

Parece extraño imaginar macetas de tela para el cultivo, pero hay macetas de tela geotextil que pueden resultar realmente funcionales, tanto en términos de practicidad (son ligeras, fáciles de lavar, cómodas de llevar) como de cultivo, ya que evitan que las raíces en espiral y oxigenan mejor el sistema radicular. He dedicado un estudio en profundidad, que recomiendo, relativo a los jarrones de tela.

Elige la forma del jarrón

La forma de la maceta es menos importante que su tamaño en cuanto a cultivo se refiere, por lo que su elección estará guiada sobre todo por motivos prácticos, ligados a los espacios disponibles y estéticos. También hay macetas particulares para cultivar más verduras, como la de terrazas.

  • Adaptarse al espacio de la terraza. El primer criterio para elegir la forma de la maceta es obvio: debe adaptarse al espacio disponible en el balcón. Las macetas redondas grandes pueden ser muy espaciosas y son ideales para esquinas de patio, así como para cajas cuadradas de buen tamaño. Las macetas rectangulares aprovechan a la perfección el espacio de las jardineras y si se colocan cerca unas de otras, optimizan las medidas disponibles.
  • Tipo de cultivo y tipo de maceta. los florero rectangular se presta para cultivar una hilera de plántulas, por lo que es muy adecuado para plantas pequeñas, como rábanos, zanahorias, ensaladas. los florero redondo es excelente para una sola planta en el centro, que puede desarrollarse por sí sola en todo el suelo, por eso es muy adecuada para hacer tomates en maceta, pero también, chiles, berenjenas, ... tanque de caja rectangular o cuadrada por otro lado, se presta al cultivo mixto, lo que es interesante porque permite asociaciones útiles que crean sinergias incluso entre cultivos de terraza.
  • El reciclaje. Los jarrones son elementos muy simples, no siempre es necesario comprarlos. Además del jarrón habitual también se puede hacer el huerto en una caja, utilizando cajas de frutas o contenedores de producción propia con madera o tarimas. Reciclar siempre es una buena idea, estimula la imaginación y la destreza y ayuda al medio ambiente.

La olla y el drenaje de agua.

Al crecer en el balcón, es fundamental que no haya encharcamientos de agua dentro de la maceta, de lo contrario se producirá la pudrición de la raíz que provocará la muerte de la planta. Por este motivo, cualquier recipiente que desee utilizar para el huerto en maceta debe tener un agujero en la parte inferior. Hay macetas especiales con bandeja para comprobar el drenaje pero en realidad un recipiente perforado con un platillo. Dentro del jarrón, puede pensar en una capa de grava o arcilla expandida en la base para facilitar el drenaje del agua.

Pequeña bibliografía

Para aquellos interesados ​​en aprender más sobre el jardín en la terraza, recomiendo dos lecturas útiles además de los artículos de Orto Da Coltivare sobre este tema:

  • Jardines suspendidos, de Marina Ferrara.
  • Tu jardín en el balcón fácil, de Grazia Cacciola.

Vídeo: I CONCURSO DE JARDINES EN TERRAZAS Y BALCONES DE GIJON (Noviembre 2020).