Información

Coloración amarillenta de las hojas de tomate


hola claudio

Las causas del amarillamiento de las hojas en la planta de tomate pueden ser diferentes. Siempre es muy difícil entender a distancia qué problema es, además porque desconozco las condiciones de cultivo (cómo y cuánto regaste, qué tipo de fertilización, qué tipo de suelo tiene tu jardín, ...).

Las hojas se vuelven amarillas debido principalmente a la falta de elementos nutricionales, por lo que sería una fisiopatía y no una enfermedad real del tomate. Aquí está la foto que enviaste, no puedo distinguir perfectamente las hojas.

Causas del amarilleo de las hojas.

Hago algunas hipótesis de las posibles causas, depende de ti verificarlas e intervenir.

Enfermedad por hongos. Hay enfermedades fúngicas que se producen en las hojas, pero no me parece que este sea tu caso. Las enfermedades criptogámicas muestran manchas irregulares y generalmente cambian de amarillo a marrón, como en el mildiú velloso. Sus tomates veo un color amarillento más extendido y homogéneo.

Virosis. La clorosis viral del tomate se manifiesta con el amarillamiento de las hojas, pero aun este problema yo diría que lo podemos excluir en su situación: en virosis el amarillo se ve sobre todo en las venas y suele afectar en último lugar a los ápices de la planta, mientras que en su cultivo las copas son las partes más amarillentas.

Clorosis férrica. El hierro es un elemento importante para la fotosíntesis de clorofila de las plantas, si falta provoca el amarilleo de las hojas. Trate de mirar de cerca las hojas de su planta de tomate: si el amarillo afecta más la parte interna (por lo que si las venas permanecen verdes) puede que hayamos identificado el problema. Lamentablemente de la foto no puedo darme cuenta, pero puedes comprobarlo de forma sencilla. En este caso basta para suplir la carencia aportando hierro a la planta con una correcta fertilización.

Otras deficiencias de microelementos nutricionales. Las hojas también pueden volverse amarillas debido a la falta de otros oligoelementos, no solo de hierro, que sigue siendo el más probable. Difícil de diagnosticar el elemento faltante sin analizar el suelo, la fertilización equilibrada puede resolver el problema.

Escasez de agua. Si al tomate le falta agua, es posible que la planta no sea capaz de absorber los nutrientes, haciendo así una correcta fotosíntesis. En este caso se puede intervenir regando regularmente. Tenga cuidado de no exagerar porque incluso el exceso es perjudicial.

Agua en las hojas. Si ha regado la planta mojando las hojas bajo el sol abrasador, es posible que haya quemado la planta, provocando que se ponga amarilla. En este caso, tenga cuidado de regar temprano por la mañana o por la noche, evite las horas calurosas y trate de mojar la tierra alrededor de la planta sin regar las hojas.

Espero haber sido de ayuda, en Orto da Coltivare encontrará más información sobre cómo cultivar tomates. ¡Un saludo y buenas cosechas!

Vídeo: Porque se caen las flores de las tomateras (Diciembre 2020).