Diverso

Cómo hacer un huerto de lasaña


El jardín de lasaña es una interesante técnica de cultivo, que surge de los reflejos de la permacultura y la agricultura natural. Se trata de una superposición de capas de diferentes materiales orgánicos, todos provenientes de residuos (cartón, ramitas, astillas de madera, recortes de césped, hojas secas), que sustituye al procesamiento tradicional del huerto que se realiza mediante excavación.

La descomposición de los materiales estratificados formará un suelo fértil, que se mantiene en el tiempo y no requerirá procesamiento posterior. La referencia a lasaña se debe a la estratificación, este método implica trabajo en la fase de plantación pero posteriormente ofrece un buen ahorro de tiempo. Hay que saber que no es muy fácil adivinar las proporciones de los diferentes materiales, pero con algunas pruebas podrás echar un vistazo y preparar mejor este palet sinérgico.

La belleza del huerto de lasaña es que no requiere labranza: un huerto sinérgico bien preparado permanece activo y fértil durante unos años, sin necesidad de ningún procesamiento posterior y sin depender de la fertilización. Solo es necesario agregar nueva sustancia periódicamente. Un huerto de lasaña bien hecho tiene una excelente capacidad para retener la humedad, además de reducir el riego en comparación con el que requiere un huerto tradicional. El mulching te permite evitar el trabajo de limpieza de malas hierbas, por lo que puedes construir con esta técnica un jardín poco exigente de mantener, consistente con los principios de agricultura de no hacer teorizados por Masanobu Fukuoka.

El huerto de lasaña es una excelente opción sobre todo cuando se quiere cultivar un suelo poco fértil, explotado de forma intensiva o por algún motivo inadecuado para el cultivo: dado que utilizamos material de relleno, nuestra lasaña no depende de la calidad del suelo subyacente. Otra ventaja es el hecho de trabajar en un lecho alto: significa no tener que agacharse demasiado, además, los parterres elevados son óptimos para asegurar un correcto drenaje del exceso de agua.

Preparando la huerta con lasaña

Prepara el terreno. El terreno donde se instalará el huerto debe estar despejado de césped, por lo que primero debe cortar el césped. También puede ser útil para mover el suelo, lo ideal es hacerlo sin voltear los terrones: el objetivo es perforarlo para permitir una rápida absorción de agua, sin descompensar los microorganismos presentes, la mejor herramienta para este trabajo es la horquilla excavadora.

Contención de contenedor lateral. Para formar el montón de lasaña y mantenerlo ordenado es útil colocar un recipiente a los lados. Por tanto, es necesario plantar postes en las cuatro esquinas del perímetro establecido, se pueden utilizar vigas de madera, tarimas viejas o cañas de bambú para hacer una barrera de contención, creando una caja elevada en la que acumular las capas de materia orgánica de nuestra futura lasaña.

Tamaño del jardín. Las dimensiones del cuerpo elevado se pueden realizar a voluntad, pero siempre teniendo en cuenta que debe ser posible llegar cómodamente a todas las zonas del palet sin tener que subirse a él. Por tanto, no es recomendable hacer palets de más de 150 cm de ancho.

Organiza las capas. Una vez preparada la caja, solo queda insertar capa por capa los distintos materiales. Después de cada capa es recomendable mojarla, para facilitar la activación de los mecanismos que llevarán a transformar la materia orgánica en suelo fértil.

Las capas del jardín de lasaña.

No existe una forma única de hacer un jardín de lasaña, todos pueden estructurar sus capas de acuerdo a la disponibilidad de material, teniendo en cuenta también lo que quieren cultivar. El huerto de lasaña no es un huerto muy sencillo de hacer porque si las cantidades no son correctas no se crean las condiciones adecuadas para una correcta descomposición, en este caso se puede desarrollar una fermentación excesiva, altas temperaturas o pudrición. La experiencia enseña cómo ajustar el grosor y los tipos de material que se insertarán en las capas. Por ejemplo, aquí hay una posible capa del jardín de lasaña:

  • Ramitas en contacto con el suelo (opcional)
  • Cartón en la base del montón.
  • Capa fina de tierra.
  • Capa de estiércol maduro.
  • Capa orgánica marrón.
  • Capa orgánica verde.
  • Capa orgánica marrón.
  • Tierra y abono encima.
  • Capa de paja como mantillo.

Si desea estratificar más la lasaña, puede aumentar los niveles levantando la pila. Durante la construcción del jardín, es útil mojar cada adición antes de colocar la siguiente capa. El jardín de lasaña debe prepararse al menos tres semanas antes de la siembra o el trasplante, para que las fermentaciones excesivas no dañen las semillas o plántulas. Cuanto más espere, más estable será la temperatura del montón.

Las capas de lasaña y los materiales que se utilizarán.

Cada capa del huerto de lasaña está hecha con materiales reciclados: las sobras dejan de ser un desperdicio y se convierten en recursos, evitando tener que comprar fertilizantes costosos para fertilizar el huerto. Esta magia operada por la permacultura no es más que lo que ocurre a diario en la naturaleza: en el bosque caen las hojas y las ramas secas, que se estratifican y descomponen se convierten en alimento para las plantas. Veamos en detalle las capas de nuestro jardín de lasaña:

  • Capa de ramitas. Esta capa está formada por ramas de diámetro reducido (máximo 1,5 cm), que pueden ser el resultado de la poda. La capa debe tener unos pocos centímetros de grosor, se coloca en la base de la pila y es opcional. Se utiliza para promover la circulación del aire, es muy útil para prevenir la pudrición. Además de las ramas en la base de la caja, también puede valer la pena insertar una malla metálica, para evitar que ratones, topos y topillos entren en nuestros cultivos.
  • Capa de cartón y periódico. El papel biodegradable es importante en el huerto de lasaña, podemos considerarlo el equivalente a las láminas de pasta en la famosa receta boloñesa. Las capas de papel deben ser delgadas (alrededor de 2-3 centímetros) y se colocan en la base del montón, por encima de las ramas. Al elegir el material, preste atención a que no haya sustancias tóxicas: el plomo no se ha usado en las tintas durante mucho tiempo y los solventes generalmente no son tóxicos, por lo que se pueden usar periódicos viejos. En cambio, se deben evitar las fotos en color, en los pigmentos puede haber sustancias no deseadas como el cobre. También debemos prestar atención a la cinta adhesiva y las grapas metálicas, que suelen ir adheridas a los cartones. El cartón evita la aparición de malas hierbas presentes en el suelo, y también es un material muy querido por las lombrices de tierra.
  • Capa de materia orgánica verde. Esta capa debe estar compuesta con material orgánico fresco del jardín, especialmente hierba cortada, preferiblemente ya triturada por el cortacésped. También puede agregar cáscaras y otros restos de cocina siempre que sean vegetales y no leñosos. La capa verde o húmeda interactúa con la capa marrón (seca), que veremos más adelante. En el compostaje, un factor fundamental para la activación de la descomposición es la relación entre el carbono y el nitrógeno, el verde (que tiene predominio de nitrógeno) necesita el marrón (en el que predomina el carbono) y viceversa. Si hay demasiado elemento seco, el proceso no se inicia, si el elemento verde es predominante, se pudren y se desarrollan temperaturas excesivas. La capa verde es también la que genera calor al descomponerse.
  • Capa de materia orgánica marrón. La capa orgánica seca está formada por paja, hojas secas, ramitas astilladas y ramitas muy delgadas. Esta capa marrón equilibra la relación entre carbono y nitrógeno de la parte verde, por lo que debe estar presente en una cantidad proporcional a la capa verde. Las proporciones correctas varían según los materiales utilizados, indicativamente se pueden combinar dos capas de 7-8 cm de material marrón (una arriba y otra abajo) con una capa de 4-5 cm de materia verde.
  • Capa de tierra y compost. Una capa de 4-5 cm de tierra y compost debe estar encima de la lasaña para que actúe como semillero, de modo que la semilla germinada o la plántula recién trasplantada tenga un buen sustrato. La proporción de compost maduro debe ser al menos del 50%, si tienes humus de lombriz disponible aún mejor.
  • Capa de estiércol maduro. El estiércol maduro en la pila es una fertilización básica, especialmente útil si desea cultivar verduras exigentes como tomates, calabazas y calabacines. Puede insertar una capa de 4-5 centímetros.
  • Mantillo de paja. El mulching es siempre muy útil: una cubierta de paja sobre el palé evita que el suelo se seque y reduce el trabajo de control de malezas. Esta capa debe colocarse después de la siembra o el trasplante.

Algunos consejos útiles

Mojar cada capa. Durante la preparación del palet es importante mojar cada capa. La humedad es un factor fundamental para la activación de este jardín sinérgico.

Nunca pise el palé. La huerta de lasaña no se debe pisar nunca: es importante que la tierra quede blanda y aireada, si pasas sobre la huerta de lasaña terminas compactando las capas y dañando el mecanismo.

Biodiversidad y asociaciones. Un principio fundamental en la permacultura es la biodiversidad: insertar diferentes tipos de plantas y flores en un mismo palet permite prevenir plagas y enfermedades. Cada planta consume unas sustancias y libera otras, un correcto mecanismo sinérgico preserva la fertilidad del suelo.

No siembres de inmediato. Es importante no sembrar inmediatamente un huerto de lasaña recién preparado. Los materiales de la caja deben dejarse actuar y madurar durante algunas semanas.

Mantenimiento de jardines

Agregar capas. En permacultura no es necesario fertilizar ni trabajar la tierra todos los años, se puede renovar el jardín de lasaña cada año agregando nuevas capas, manteniendo las proporciones entre los diferentes elementos. Sin añadidos veremos que nuestra lasaña baja poco a poco y la tierra perderá nutrientes.

Mantillo. En cada siembra o trasplante se debe renovar el acolchado. La paja de los mantillos anteriores se deja en el jardín, formará otra sustancia orgánica, que permanece en el suelo como parte del palet y alimento de las plantas hortícolas.

Vídeo: Cómo hacer BANCAL de MADERA muy FACIL. Locos por la huerta (Noviembre 2020).