Nuevo

El cultivo de lavanda


El término lavanda deriva del verbo "lavar", la planta debe su nombre a su buen perfume: al usarse en jabones o para perfumar cajones, suele asociarse con una idea de lo bueno y lo limpio. Cuando florece en el jardín es una explosión de color y este delicioso aroma se esparce por el aire.

El arbusto de lavanda embellece el medio ambiente pero no es simplemente ornamental: es una planta muy útil y aporta muchos beneficios al jardín, atrayendo insectos benéficos y prestándose a diversos usos, desde la cocina hasta la decoración perfumada.

Las razones de iniciar una cosecha de lavanda son por tanto múltiples:

  • Planta ornamental. Con sus espléndidas flores violetas perfuma y embellece el ambiente
  • Atrae insectos beneficiosos. Con su floración en el jardín atrae a las abejas, insectos valiosos para la polinización.
  • Propiedades medicinales. La lavanda también es una planta medicinal con propiedades positivas para el bienestar.
  • Aromático útil en la cocina.. Aunque poco utilizada en recetas, la planta también tiene interesantes aplicaciones culinarias.
  • Uso de flores secas. Sus flores secas pueden formar guirnaldas o usarse para perfumar el lino
  • Miel de lavanda. Para los apicultores, la lavanda también es excelente como planta melífera, de la que se obtiene una miel muy valiosa.

La planta de lavanda officinalis

En jardinería, lavanda (lavanda officinalis) es extendido por sus cualidades estéticas: sus arbustos permanecen bastante ordenados, generalmente permanecen dentro de los 50 cm de altura y llenan el espacio del macizo de flores dedicado a ella con una densa vegetación de colores Verde gris. con hojas largas y estrechas.

Se trata de un planta herbácea perenne que no requiere mucho mantenimiento, en particular, se sacia con poca agua y no teme la sequía.

LOS flores de lavanda Son las clásicas orejas moradas, muy decorativas y apreciadas por el citado perfume.

Existe muchas variedades de lavanda, no existen diferencias sustanciales en el cultivo de una u otra.

Clima y suelo apto para lavanda

Clima. La lavanda es una gran planta resistente al calor y la sequedad, soporta veranos secos, prospera bien en lugares soleados y le gusta el viento. Hay variedades que también tienen buena resistencia al frío y, por tanto, aptas para el cultivo en toda Italia, tanto en las zonas mediterráneas como en el norte.

Suelo y fertilización. Esta planta busca suelos ligeros y sin estancamiento hídrico, también vive bien en suelo árido y pedregoso, principalmente calcáreas y poco ácidas. Es una planta herbácea muy modesta en cuanto a la demanda de nutrientes, por lo que se puede evitar la fertilización en el momento de la siembra. Al ser perenne, es una buena práctica renovar la sustancia orgánica con contribuciones periódicas y moderadas de compost o estiércol maduro.

Propagación de lavanda

Para empezar a cultivar es necesario conseguir las plántulas de lavanda: podemos hacerlo partiendo de la semilla, con un esqueje de una planta existente, o obviamente comprando las plántulas listas en el vivero para trasplantar.

Siembra las semillas de lavanda

Propagar lavanda a partir de semilla no es muy sencillo: es un cultivo que requiere condiciones especiales para germinar, tiene semillas que son difíciles de germinar. Por ello, el consejo es evitar el cultivo de semillas y comprar una plántula ya formada o reproducirla por esquejes.

Con un poco de paciencia, aún puede optar por buscar semillas de lavanda o reproducirlas por su cuenta.. El mejor método es poner las semillas durante dos meses en el frigorífico, para simular un invierno, a partir de finales de febrero podemos proceder a la siembra en el semillero, recordando que los tiempos de germinación son largos.

Propagación por esquejes

Cortar es una técnica que te permite reproducir la planta a partir de la rama de una planta madre, es mejor hacerlo en primavera (aproximadamente en abril).

La lavanda es muy sencilla de echar raíces en esquejes: la rama a elegir debe ser al menos 10 cm de largo y con al menos tres hojas (mejor 5), elegido de los laterales sin flores.

Después de cortar la ramita hay que pelar las hojas de toda su parte inferior y ponerla en un frasco con tierra de arena mixta. Es necesario regar con regularidad, ya que se necesita buena humedad para enraizar. Dentro de un año, una planta de lavanda está lista para trasplantar.

Planta la lavanda

Después de haber comprado o reproducido la planta de lavanda llega el momento de plantarla en el campo, una operación muy sencilla.

Sexto de implante. No existe un diseño de plantación real para la lavanda, depende del tipo de macizo de flores que desee crear. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que es una planta que se expande y por ello es recomendable mantener un mínimo de medio metro entre las plantas.

Cuidado cultural

La lavanda es una especie muy sencilla de cultivar en el suelo.

Irrigación

La lavanda es una planta que no teme particularmente a la sequía. Por esta razón necesitas mojarte solo cuando el suelo está muy seco y en cualquier caso no te excedas con el riego. En la mayoría de los climas, las plantas de lavanda pueden permanecer en el huerto o jardín incluso sin haber sido irrigadas, contentándose con las lluvias estacionales.

Manejo de malezas

La planta de lavanda no necesita mantillo, siendo herbácea coloniza fácilmente todo el macizo de flores dedicado y su densa vegetación no deja mucho espacio para las malas hierbas. Por esta razón, el control de malezas en arbustos de lavanda ya formados es simple y requiere intervenciones muy raras.

Delimitar el lecho de cultivo

Puede ser conveniente delimitar el lecho lavanda con barreras (tablas de madera, ladrillos o piedras), para salvaguardar el resto del jardín de la expansión de la lavanda y no tener que erradicarlo periódicamente.

Como y cuando podar lavanda

La lavanda debe cortarse todos los años, la poda es la única operación de cultivo realmente importante si quieres mantener este aromático en el jardín.

El propósito de la poda de lavanda es múltiple:

  • Mantén el arbusto ordenado.
  • Mantener la planta joven, evitando que se lignifique.
  • Estimula la producción de flores.

El momento adecuado para podar esta planta medicinal es el final del verano, una vez finalizada la floración. Si es necesario, para ajustar el macizo de flores, también puede intervenir a principios de la primavera (a fines de marzo) con un segundo corte.

Al podar este oficinal, la primera operación a realizar es una cobertura cortando justo debajo de la flor, de esta manera el arbusto se mantiene a una altura regular. Luego procedemos adelgazando los tallos para promover la ventilación y eliminar las partes de la planta que se expanden fuera de sus bordes en la base.

Cultivo de lavanda en macetas.

La lavanda es una flor que también se puede guardar en un jarrón, siempre que tengas uno disponible. posición muy soleada.

La maceta indicada para su cultivo puede tener cualquier forma pero debe ser grande, sobre todo de ancho. El suelo a utilizar debe ser bastante básico y es mejor mezclarlo con arena de río.

Durante el cultivo es necesario mojarse regularmente pero con moderación, con intervenciones específicas cuando el suelo comienza a secarse, demasiada agua puede hacer que la planta muera. En este sentido, también es muy importante que exista una drenaje en el fondo del contenedor, las bolas de arcilla expandida son perfectas, pero la grava también puede funcionar.

Cosecha y secado de lavanda

Colección. Es muy fácil entender cuándo cosechar lavanda: dado que las flores se utilizan para este aromático, el momento adecuado es cuando las espigas florales comienzan a formarse, lo que ocurre en el verano. Para arrancar los tallos se cortan, preferiblemente con tijeras y sin desgarrar. El tallo largo es conveniente para hacer ramos que también se pueden usar para colgar las flores para secarlas.

El secado. El tiempo de secado es importante para mantener el aroma de las flores. Al igual que con muchas otras hierbas medicinales, la lavanda también se seca en lugar sombreado y ventoso, tradicionalmente se cuelgan manojos de lavanda bajo las arcadas de las masías.

Usos de la lavanda

La lavanda se usa típicamente para perfume, sobre todo en los cajones de ropa y lino: se pueden hacer bolsitas poniendo flores secas en bolsitas de lona. Puede ser una excelente manera de reciclar las bolsas de confeti que acompañan a los obsequios.

Para el usos medicinales y cosméticos y en general para extraer el perfume, el aceite esencial se obtiene a partir de lavanda, debido a la complejidad y la necesidad de equipos específicos, es un procedimiento que es implementado por quienes cultivan de profesión. A la lavanda se le atribuyen propiedades desinfectantes y beneficiosas para el sistema respiratorio, mientras que en aromaterapia se utiliza contra el estrés y para relajar.

Cocinar con lavanda

Aunque no se usa a menudo como hierba aromática, la lavanda tiene muchas aplicaciones culinarias, lo encontramos especialmente presente en las mezclas de aromas provenzales secos. Las flores secas se pueden utilizar en postres, salsas de queso, mermeladas y risottos. Mezclando lavanda y sal gruesa se obtiene una sal aromatizada que combina bien con la carne. Una aplicación interesante es inserte la lavanda en la mezcla de productos horneados, para obtener panes o bizcochos perfumados. Usted también puede aromatizar vinagre y vino.

Vídeo: Lavanda, Alfazema - Dicas rápidas #25 (Noviembre 2020).