Colecciones

Cómo preparar un macerado para el jardín.


El macerado es un preparado vegetal que se elabora para extraer sustancias de las plantas, obteniendo un líquido con propiedades útiles. Muchas plantas tienen esencias repelentes que se utilizan para ahuyentar insectos y animales y, por lo tanto, se pueden utilizar para proteger las plantas del jardín. El principio de la maceración es muy sencillo: se trata de dejar la sustancia vegetal en agua durante unos días, la preparación no requiere calor a diferencia de la decocción que se obtiene calentando el agua.

Cómo hacer la maceración

La maceración consiste en dejar en remojo algunas partes de la planta en agua a temperatura ambiente durante un tiempo bastante largo, generalmente de diez a quince días. Para realizar la preparación correctamente, se debe utilizar agua de lluvia. Si no se dispone de agua de lluvia, se puede utilizar agua del grifo, pero se debe dejar reposar durante unas horas porque puede contener cloro que arruinaría el resultado final. El recipiente en el que macerar debe ser de un material inerte, idealmente de cerámica pero también se puede macerar en bidones de plástico. El contenedor no debe cerrarse herméticamente porque la circulación del aire es parte del proceso, sin embargo debe cubrirse para evitar la entrada de insectos, hojas u otros. Durante la maceración, el agua cambia de color y comienza a formar espuma, cuando la espuma deja de formar la sustancia está lista para su uso. Periódicamente es recomendable mezclar la mezcla, se puede hacer cada 3-4 días. Hay que saber que los productos macerados huelen fatal por lo que es mejor no hacerlos cerca de casa.

Cómo se usa el macerado

El macerado se utiliza puro o diluido, según la concentración de la planta insertada en la maceración. Este líquido se rocía sobre las plantas para rociarlas. No se debe rociar en momentos de pleno sol, para evitar que la refracción de la luz solar sobre el líquido dañe la planta. Es muy útil utilizar macerados para prevenir problemas en el jardín, por lo que es necesario tratarlos periódicamente.

Una intervención curativa para resolver un problema es factible pero no siempre eficaz: la intervención oportuna es fundamental. Los macerados son productos naturales, sin productos químicos y generalmente no tienen toxicidad, por lo que las verduras rociadas se pueden comer incluso poco después del tratamiento, recomiendo por seguridad esperar al menos 5 días y lavarlas muy bien.

Qué plantas se pueden macerar

Son muchas las hortalizas que se pueden macerar para obtener preparaciones útiles para la huerta ecológica, cada planta tiene unas propiedades, dosificaciones y características particulares específicas.

Ortiga. El macerado de ortiga es el más utilizado, es un excelente insecticida natural y se obtiene con 100 gramos de planta por litro de agua, una semana es suficiente para obtener la preparación.Profundización: el macerado de ortiga.

Cola de caballo. La cola de caballo se utiliza como fungicida biológico, dejando al menos 100 gramos de planta por litro. El macerado funciona bien, aunque para sacar el máximo partido a esta planta es mejor hacer una decocción. Profundización: macerado de cola de caballo.

Ajo. El macerado de ajo huele fatal pero es perfecto para deshacerse de los pulgones y combatir las bacterias de las plantas. Ponga 10 gramos de ajo machacado remojado en cada litro de agua de lluvia. Un macerado similar se obtiene con la cebolla, con 25 gramos por litro. Profundización: ajo macerado.

Tomate. De las hojas de tomate se obtiene una preparación útil para defenderse de la col, la dosis adecuada es de 250 gramos por litro. Profundización: maceración de hojas de tomate.

Ajenjo. Esta planta medicinal se macera en una dosis de 30 gramos por litro y se utiliza para repeler hormigas, pulgones, noctuidos y topillos.

Tansy. El macerado de tanaceto se prepara utilizando 40 gramos por litro, repele la araña roja, los nematodos y las larvas en general (especialmente los noctuidos y la col).

Ají picante. La capsaicina contenida en los pimientos picantes repele pequeños insectos (cochinilla, pulgones y ácaros), se remojan 5 gramos de chile seco por litro.

Menta. Para deshacerte de las hormigas, puedes usar macerado de menta, necesitas 100 gramos de planta fresca por cada litro de agua.Profundización: menta macerada.

Helecho. Tiene un uso similar al macerado de ají, se obtiene con 100 gramos por litro. Para más información lea cómo macerar helechos.

Ruibarbo. El ácido oxálico de las hojas de ruibarbo es útil contra los pulgones, la dosis es de 100/150 gramos de planta fresca por litro.

Mayor. El macerado de baya del saúco no es del agrado de los ratones y los topillos, las hojas de la planta se utilizan en una proporción de 60 gramos por litro.

Pros y contras del macerado

Entre las preparaciones vegetales, la maceración es fácil de hacer porque no requiere el uso de calor, evitando así tener que hacer fuego o usar la cocina, solo un simple cubo en el que dejar las sustancias vegetales y el agua. El macerado tiene la ventaja de ser de producción propia sin costes y de ser completamente natural, por lo tanto inofensivo para el medio ambiente. La desventaja es que requiere un tiempo de infusión, por lo general al menos 10 días, por lo que si ocurre un problema y la preparación no está lista no será posible intervenir con prontitud.

Los macerados también son los insecticidas naturales más apestosos, el mal olor es necesario para ahuyentar insectos y no se puede evitar. Estos son productos que son útiles para disuadir y muy funcionales como prevención, en las infestaciones existentes no tienen la eficacia de productos como el piretro y el neem.

Vídeo: AUTENTICO Licor casero de naranja. RECETA LICOR (Noviembre 2020).