Colecciones

Sembrar habas: cómo y cuándo


La haba es una leguminosa realmente preciosa para el jardín: en primer lugar porque su semilla resiste el invierno en el campo y, por tanto, es una de las pocas plantas hortícolas que se pueden sembrar en noviembre, en segundo lugar porque como otras plantas las leguminosas agregan nitrógeno al suelo, enriqueciendo el suelo.

Aprendamos más sobre los métodos y el momento de la siembra de este cultivo. Aquellos que deseen continuar leyendo pueden pasar a la guía completa sobre cómo cultivar frijoles en el jardín orgánico. Desde la profundidad de la siembra hasta las fases de la luna vemos juntos toda la información útil para empezar a cultivar esta leguminosa.

Cuando sembrar habas

Hay dos posibles períodos de siembra de la habas (vicia faba): se puede optar por poner la leguminosa en el suelo en otoño, así que entre octubre y noviembre, u optar por una siembra de primavera, plantando la semilla entre febrero y marzo. La siembra invernal acelera el desarrollo de la planta que, una vez finalizado el frío invernal, puede desarrollarse en su mejor momento, en zonas donde hace mucho frío, sin embargo, es mejor esperar a que llegue marzo.

La fase correcta de la luna para los frijoles

En primer lugar, conviene precisar que no existe evidencia científica de una influencia real en la agricultura por las fases de la luna, sin embargo la costumbre de seguir la luna para la siembra sigue arraigada en la tradición agrícola basada en siglos de experiencia. La haba es una planta cultivada por sus frutos y, por tanto, debe sembrarse en luna creciente, lo que se dice influye positivamente en el desarrollo de la parte aérea de las plantas y, en particular, en la floración y fructificación. Sin embargo, las leguminosas son semillas muy robustas y plantas que se desarrollan en cualquier caso: incluso si las judías se siembran en luna menguante no es un problema. En Orto Da Coltivare a petición de muchos de vosotros hemos incluido un calendario de las fases lunares, si queréis seguirlas encontraréis una referencia útil.

Profundidad de siembra y profundidad de siembra

Una vieja regla es enterrar cada semilla al menos el doble de su tamaño, aplicándola al frijol no nos equivocamos. Luego colocamos las semillas a una profundidad de 4-5 centímetros. No es necesario cuidar la dirección de la semilla, puedes enterrar la leguminosa a medida que pasa, aún podrá abrirse camino hacia la superficie, es una semilla particularmente vigorosa.

Los frijoles se pueden sembrar por hilera, cavando un surco de siembra o en postarelle. Si decides ponerlos en la ranura, haz las filas a unos 70 centímetros de distancia y coloca las semillas cada 20 centímetros, si prefieres los agujeros deben mantenerse al menos a 60 centímetros entre sí.

Estas distancias se pueden modificar en relación a las distintas variedades de habas sembradas: si eliges plantas enanas puedes acercarlas, si se trata de variedades trepadoras muy vigorosas es mejor dejar más espacio.

Antes de sembrar

Antes de sembrar la haba hay que trabajar la tierra en profundidad, recomiendo mover la tierra con una pala o mejor aún con un tenedor excavador. Luego, los terrones se rompen con azada y eventualmente incorporando materia orgánica y nutrientes al suelo, el frijol se puede fertilizar con abono maduro o compost, en cantidades moderadas. También es bueno esparcir ceniza de madera como fertilizante, pero incluso en este caso no debe excederse. Después de trabajar la tierra, se debe refinar el semillero, nivelando con un rastrillo. En este nivel se trazarán las ranuras de las filas o se cavarán los agujeros para el postarelle en el que colocar los granos.

Vídeo: SEMBRAMOS LEGUMBRES - Como Cultivar Habas, Porotos y Arvejas (Noviembre 2020).