Información

Cómo podar el melocotonero


El melocotonero cultivado es una planta de tamaño pequeño a mediano, que con una poda regular se mantiene a una altura de 3-5 metros. No es fácil explicar en un artículo cómo podar: cada planta es una historia separada y para entender cuánto cortar y dónde podar, la experiencia cuenta mucho.

No obstante, puedes dar algunos consejos y criterios útiles para orientarte a afrontar esta operación sobre el melocotonero, si además de podar quieres aprender algo más sobre el cultivo ecológico de esta planta puedes leer la guía de cultivo del melocotonero, que siempre podrás encontrar en Huerta Para Cultivar.

Con la poda del melocotonero llegamos a quitar el 50% o más de las ramas de una planta adulta en buen estado, por tanto es una intervención muy enérgica.

La poda es una práctica fundamental para la consecución de varios objetivos importantes e interrelacionados: el equilibrio vegetativo-productivo de la planta, la eliminación de chupones y chupones, es decir, ramas vegetativas de crecimiento vertical que se desarrollan respectivamente desde la base de la planta y de las ramas y el constante rejuvenecimiento de las formaciones fructíferas.

A menudo se piensa que la poda solo aumenta la producción, sin embargo, también es importante para la salud de las plantas, como se detalla en la publicación sobre cómo podar para plantas saludables.

Los melocotoneros, según los tipos (melocotones, nectarinas y percoche) y las diferentes variedades existentes dentro de cada uno de los tres grupos, producen principalmente en ramas largas mixtas, en brindilli de 10-20 cm o en espuelas floríferas cortas (i los llamados "racimos de mayo").

Cuando podar el melocotonero

Dado que la planta entra en producción todos los años es necesario practicar la poda de invierno, otras intervenciones de poda en verde se deben realizar durante la temporada de primavera o verano.

En zonas de clima templado, la poda se puede realizar en otoño, cuando las plantas están descansando y las ramas bien lignificadas. Podando en conjunto con la caída de las hojas, sin retrasar más, es posible evitar la típica emisión de encías de los cortes. En ambientes caracterizados por inviernos fríos es mejor esperar al final del invierno y, por lo tanto, la inminente apertura de los cogollos, observar cualquier daño por heladas y, en consecuencia, decidir el alcance de la intervención en función de la carga de producción real restante.

Durante el verano, generalmente en mayo, la fruta se aclara para favorecer el buen tamaño de las restantes. En plantas muy vigorosas, el follaje también se poda cerca de la maduración de los melocotones para favorecer su coloración y, si es necesario, se eliminan los chupones y chupones.

Poda agrícola

La poda de cría es la que se realiza en los primeros tres años a partir de la plantación de la planta, y sirve para formar un esqueleto adecuado en poco tiempo, favoreciendo una entrada temprana en producción. La forma más adoptada para el melocotonero es el jarrón. La planta tiene un tronco bajo y tres grandes ramas principales insertadas a unos 70 cm del suelo, equidistantes entre sí y abiertas. Esta estructura no implica la presencia de un sistema de tutoría y permite una buena apertura del dosel que limita la aparición de enfermedades, precaución siempre válida pero necesaria en la agricultura ecológica. El melocotonero es bastante sensible a la sombra que dificultaría la diferenciación floral de los capullos.

Cómo podar el melocotonero: criterios

Algunos criterios pueden ser una guía para decidir cómo y cuánto cortar las ramas del melocotonero, tenerlos en cuenta durante la poda te ayudará a obtener buenos resultados. A continuación encontrarás indicaciones específicas para el melocotonero, también recomiendo leer el artículo dedicado a la poda de árboles frutales, que contiene otros consejos más generales.

  1. Un criterio importante para podar correctamente es el manteniendo la forma deseada. Según el caso, se realizan cortes de ramas o acortamientos. Por ejemplo, para espesar zonas vacías de la copa del melocotonero conviene hacer un apisonamiento (acortamiento de la rama a solo dos o tres yemas) que pueda estimular la vegetación en ese punto, mientras que en zonas más llenas se eliminan algunas ramas que están demasiado próximas entre sí, eligiendo que dejar y cortar los demás en la base. Normalmente la planta de durazno se cultiva en macetas, un tipo de corte clásico adecuado para esta forma de cultivo es el "notching" que consiste en desviar el desarrollo de la rama hacia una rama externa, cortando la extensión natural de la rama.
  2. El segundo criterio es el de asegurar una buena producción de melocotones, que está en equilibrio con la parte vegetativa. Por ello, al podar el melocotonero se deja un número adecuado de ramas mixtas, eliminando otras. A la hora de elegir, debes saber que las mejores ramas son las más jóvenes, las que están bien formadas y que no crecen directamente hacia el interior de la copa. Una producción equilibrada es aquella que permite que las formaciones fructíferas restantes produzcan melocotones de buen tamaño, en lugar de muchos frutos pequeños.
  3. Otro propsito es mantenga la planta dentro del tamaño deseado acortando cortes. Las ramas mixtas y los brindilli en la fruta de hueso terminan con una yema vegetativa y tienen 2 yemas florales por cada nudo a lo largo, por lo que con el acortamiento la producción de esa rama no se ve comprometida y al mismo tiempo la periferia de la planta se mantiene más contenida.
  4. Con la poda debes finalmente quitar las ramas enfermas, secas y dañadas. Si se han visto afectados por enfermedades que afectan al melocotonero como la monilia, la burbuja del melocotón o el mildiú polvoriento, deben ser quemados o compostados, ya que si se caen, las esporas invernales de hongos patógenos volverían a atacar la planta en la siguiente temporada. Esta es una precaución fundamental en el cultivo de frutas y especialmente en la agricultura ecológica.

Precauciones importantes para prevenir enfermedades

Hay algunas atenciones que salvaguardan al melocotonero de posibles problemas. El primero es ciertamente limpieza de herramientas: si algunas plantas han sufrido enfermedades virales, es fundamental desinfectar las herramientas de poda antes de podar otras plantas, pero esta medida también es útil en el caso de enfermedades fúngicas.

Entonces tienes que prestar atención a cómo cortas: cada corte debe estar limpio e inclinado. El corte limpio es importante porque la poda no tiene por qué hacer cortes quebradizos, sino bien definidos, para favorecer una buena cicatrización. Por el mismo motivo es necesario realizar cortes que no sean demasiado lisos pero que dejen una pequeña porción de madera. El corte inclinado evita la formación de estanques de agua nocivos. Los cortes inclinados se realizan justo encima de una gema, sin dejar muñones largos encima de ella, que favorecerían la pudrición.

Finalmente, incluso si el melocotonero es un árbol en el que se trabaja mucho, podar mucho uno no debe exagerar. Cortar mucho con la esperanza de ahorrar mano de obra al año siguiente nunca es rentable, porque estimula un gran rebrote vegetativo. Es mejor podar con regularidad todos los años, pero de forma equilibrada.

Lecturas relacionadas y detalladas

Vídeo: Como se debe podar el Duraznero - Ing. María Elena Toncovich (Diciembre 2020).