Diverso

Cultiva el albaricoque


El albaricoque (Prunus armeniaca) es una especie originaria de China y otras regiones asiáticas. Este árbol comenzó su propagación en Europa en época romana.

En la naturaleza es muy longevo, tiende a expandirse globalmente y alcanza una altura máxima de 8 metros, que, sin embargo, está limitado en cultivo por poda, también para ser cómodo en la cosecha.

Los albaricoques son frutos sabrosos, beneficiosos por su contenido en betacaroteno y muy sabrosos si se cosechan maduros, condición que se consigue sin problemas en un huerto familiar. Por tanto, es una planta muy interesante para insertar en un huerto, que con cierto cuidado también se puede cultivar con métodos orgánicos.

Clima y terreno indicado

Clima para el albaricoquero. Es una especie que se caracteriza por una alta necesidad de frío y, por tanto, apta para zonas con inviernos bastante severos. En estas zonas, sin embargo, el fuerte riesgo es el de las heladas primaverales, a las que el albaricoquero está muy expuesto debido a su floración temprana. Algunas variedades nuevas de albaricoque requieren menos frío y, por lo tanto, también pueden cultivarse en ambientes subtropicales. En general, los entornos más adecuados para el cultivo del albaricoque en nuestras latitudes son los montañosos, preferentemente provistos de barreras cortavientos.

Suelo. El patrón determina la adaptabilidad del árbol a diferentes tipos de suelo. Si se injerta en un albaricoquero evita los suelos pesados ​​y húmedos, un inconveniente que no ocurre con los patrones de myrobalan de la semilla.

Cómo plantar un albaricoque

Plantando. Para el trasplante del albaricoque, se cava un hoyo ancho y profundo, de aproximadamente 70 x 70 x 70 centímetros de tamaño, en caso de suelo pesado aún más, para asegurar un buen volumen de tierra suelta para las raíces. Si se trata de plantar algunas plantas, los agujeros se pueden hacer manualmente con pala o con pala, mientras que si su número es considerable, tiene sentido utilizar un motor de perforación. En cualquier caso, se debe evitar la plantación durante los períodos de heladas, cuando el suelo es compacto e imposible de trabajar. Si la tierra no se congela de octubre a marzo, todo momento es válido para la siembra. La planta también realiza una fertilización básica, que en el cultivo ecológico se basa en abonos orgánicos y minerales de origen natural. Entre los primeros consideramos compost maduro, de producción propia o comprada, y estiércol maduro, pero también ceniza de madera, estiércol en pellets, cornunghia. Entre estos últimos recordamos sobre todo el sulfato de potasio y magnesio y las harinas de roca. Lo importante es que los fertilizantes no se entierran profundamente, sino que se incorporan a los primeros 20-25 cm de suelo. Cada año distribuiremos nuevas dosis de estos beneficiosos fertilizantes ecológicos.

La planta se inserta en el agujero, encima de una primera capa de tierra suelta, de modo que el punto de injerto permanece a 10-15 cm por encima de la superficie del suelo. La tierra se comprimirá con los pies y al final de la operación se deberá regar.

Rizoma. Los portainjertos típicos de albaricoque son myrobalan, ciruela y melocotón, pero también franco de albaricoque. Al comprar las plantas, pregúntele al viverista cuál de estos patrones se utilizó y haga una elección en función de nuestro tipo de suelo.

Polinización. Los albaricoqueros son generalmente autocompatibles, pero algunas variedades no lo son y, por lo tanto, requieren la presencia de al menos dos variedades interfértiles que florecen simultáneamente. La polinización es entomófila y operada principalmente por abejas, pero también por abejorros y osmias, insectos todos que con el cultivo orgánico tratamos de proteger y fomentar, cuidando la biodiversidad de nuestro entorno.

Distancias. Generalmente entre un albaricoquero y otro se dejan 4 metros en la hilera y 4,5-5 metros entre las hileras, pero para establecer la distancia correcta es importante conocer el tipo de portainjerto utilizado, para poder decidir también en función del vigor que se puede esperar.

Cultivo de albaricoque en macetas

El cultivo de albaricoques también es factible en macetas, incluso si la planta no se desarrolla como en campo abierto. Para que se sienta bien es necesario asegurar una buena cantidad de tierra para las raíces, garantizada por una maceta de buen tamaño. El sustrato debe ser fértil y de calidad. Lo ideal es mezclar tierra de campo real con la tierra comprada, junto con una buena dosis inicial de abono o estiércol maduro. Cada año añadiremos nuevas dosis de compost o estiércol, o pondremos estiércol en pellets, sulfato de potasio y magnesio, o seguiremos regando con abonos macerados de ortiga. Las macetas de barro transpiran más que las de plástico, por lo que el riego en las primeras será más frecuente. Si la posición en la que se coloca la planta es muy soleada, es recomendable evitar las macetas negras, que se calientan mucho y el calor concentrado podría dañar las raíces.

Técnicas de cultivo

Irrigar. El riego es necesario para la planta y luego también en los primeros 2 o 3 años de vida de la planta, cuando el sistema radicular es aún superficial y no autosuficiente. Posteriormente, el riego estará vinculado al clima y las precipitaciones. En áreas de sequía es importante disponer un sistema de riego por goteo para momentos críticos, desde la floración hasta la maduración de la fruta. En cualquier caso es importante evitar el riego por encima del follaje, que predispone a la planta a enfermedades fúngicas, de las que se deben tomar las máximas precauciones sobre todo en agricultura ecológica.

Mantillo
. Siempre que la planta sea joven, es aconsejable reducir la competencia de agua y nutrientes del césped circundante mediante una capa de mantillo alrededor de la proyección del dosel, preferiblemente orgánico como paja o heno, cuya degradación enriquecerá el suelo.

La poda del albaricoquero

Forma de planta.Los albaricoques se cultivan generalmente en macetas, una forma abierta y bastante baja, también apta para el cultivo familiar y orgánico. La forma de palmeta también es común en el huerto profesional.

Técnica de poda. El albaricoque, como otras frutas de hueso, da frutos en ramas mixtas, tostadas y espuelas (racimos de mayo). En esta especie, los brindilli son a veces tan cortos que parecen dardos. Con la poda del albaricoque, que debe ser más ligero que el melocotonero, pretendemos mantener el equilibrio vegetativo-productivo de la planta y evitar la alternancia de producción. Entre las operaciones importantes, a realizar a finales de verano o finales de invierno, recordamos el raleo de las ramas mixtas y los brindilli, y el raleo de las espigas fructíferas. Este último gesto se consigue acortando las ramas de 1 o 2 años sobre las que se insertan con cortes de retorno. Los chupones en el albaricoque son producidos principalmente por el patrón myrobalan y si están presentes deben ser eliminados, así como los chupones deben ser removidos.

Diluir las frutas. El aclareo de frutos en esta especie es especialmente útil para evitar la alternancia de producción. Se realiza justo antes del endurecimiento del hueso (en las variedades tempranas ocurre un poco antes que en las tardías), dejando uno o dos frutos por espiga y un fruto cada 5-6 centímetros en las ramas mixtas.

Enfermedades de este árbol

Los albaricoqueros pueden verse afectados por algunas enfermedades fúngicas, que deben prevenirse en primer lugar eligiendo variedades resistentes o tolerantes, y evitando replantar los albaricoques en los mismos lugares donde se cultivaron anteriormente.

Monilia. Es una de las enfermedades criptogámicas más típicas de la fruta de hueso, ya que también afecta a los melocotoneros, cerezos y ciruelos. Las flores y las ramas se marchitan, los frutos se pudren y momifican.

Corineo o escopeta. Otra enfermedad criptogámica que se manifiesta a través de pequeñas manchas rojo púrpura rodeadas de un halo, que luego se secan en ese punto y dejan la hoja sin hueso. Se crean grietas en las ramas de las que sale un exudado gomoso, y también en los frutos se forman incrustaciones gomosas después de la aparición de pequeñas manchas rojas iniciales.

Previene y combate estas enfermedades. En cultivo ecológico es útil para estimular las defensas naturales de las plantas mediante frecuentes pulverizaciones de macerados como la cola de caballo, rica en silicio, o algunas harinas de roca que contengan este mineral. Sin embargo, en el caso de un ataque severo, y de forma preventiva inmediatamente después de lluvias prolongadas, es útil realizar tratamientos a base de polisulfuro de calcio o a base de cobre. Lo importante, para un correcto uso de estos productos, es leer atentamente las etiquetas y adherirse estrictamente a lo informado, evitando excesos. Cada año, en el otoño, las hojas enfermas que han caído al suelo deben ser saqueadas del huerto si no se retiran rápidamente. Esto ayuda a limitar la infección durante el año siguiente.

Moho polvoriento. Bajo el nombre de oidio, o enfermedad blanca, existen una serie de enfermedades provocadas por diversos hongos, que dan síntomas muy similares: manchas blanquecinas y polvorientas en hojas y tallos. Para combatir esta enfermedad, las plantas se pueden rociar con bicarbonato de sodio o potasio disuelto en agua, o con productos a base de azufre.

Insectos dañinos

Anarsia. Se trata de una polilla (mariposa), que en estado larvario puede alimentarse de flores, brotes y frutos, cavando túneles en ellos y provocando que se pudran. Es necesario controlar las plantas después del cuajado, y si se encuentra la presencia de este parásito tratar con Bacillus thuringiensis, variedad kurstaki, el mismo producto permitido en agricultura ecológica que se utiliza en el huerto contra el repollo y otras orugas dañinas. . Los lepidópteros también pueden capturarse mediante trampas con cebo alimenticio como Tap Trap, un sistema útil tanto para el seguimiento como para la captura masiva de ejemplares adultos.

Además de la anarsia, el albaricoquero puede ser dañado por otros insectos, para aprender a reconocerlos y combatirlos con métodos naturales, sugiero leer la guía de plagas de duraznos y albaricoques.

Cosecha, uso y variedad

La maduración de los albaricoques puede retrasarse entre junio y septiembre, en el sur algunas variedades maduran ya en abril / mayo. El uso de la fruta puede ser variado y no existen variedades aptas para consumo en fresco y otras para procesamiento. Todos son aptos para consumirse tal cual, para la elaboración de zumos, mermeladas o para secar. La realización de compotas o la transformación en orejones son alternativas muy válidas debido a la corta vida útil de las frutas frescas.
Colección. Dado que las plantas de albaricoque se cultivan principalmente en macetas y, por lo tanto, son relativamente bajas, permiten la recolección manual completamente desde el suelo, con poca necesidad de escaleras.

Variedad. Sin perjuicio de la necesidad de poner variedades autocompatibles de dos en dos para la polinización, en un huerto mixto es recomendable plantar variedades diferentes, con periodos de maduración bien distribuidos a lo largo del verano. Por ejemplo, a principios de junio los albaricoques de la variedad “Antonio Errani” maduran, sabrosos y aromáticos; a finales de junio los del tipo “Amabile Vecchioni” de sabor dulce y jugoso; a principios de julio la “Bella di Imola”, hacia finales de julio la “Apricocca Pisana”, a principios de agosto la “Carlona tardiva”. Para probar algo inusual también está el dulce albaricoque blanco, que madura en junio. Todos los tipos mencionados son resistentes a las enfermedades comunes de las plantas, requisito fundamental en la agricultura ecológica.

Vídeo: Comienza la recogida del albaricoque - Ancha es CLM - CMM (Noviembre 2020).