Diverso

Insectos y parásitos del melocotonero y albaricoquero


Los melocotones y los albaricoques son frutas muy populares tanto en cultivos de ingresos como en jardines y pequeñas huertas familiares. El cultivo de estas plantas también es manejable con el método biológico, sin dejar que los insectos estropeen la cosecha.

Cuando se trata del cultivo de frutas orgánicas, una de las mayores objeciones que recibimos está relacionada con la dificultad en defensa de los parásitos, tanto es así que algunos dicen: "es imposible hacer orgánico: solo se recolecta fruta podrida". En realidad, la fruticultura ecológica no prevé dejar todo en manos de la naturaleza sin tratar, sino que también proporciona formas de defensa.

Ciertamente sirve un enfoque básico basado en la prevención, que se realiza a través del cuidado de la biodiversidad en el medio agrícola, ya sea pequeño o grande. Las hileras de setos y arbustos son un excelente refugio para insectos benéficos y aves insectívoras, y el pasto del huerto también es valioso para este propósito.

Pero a veces todo esto no es suficiente para protegerse de los ataques parasitarios y por ello debemos recurrir a tratamientos con productos efectivos pero bastante selectivos y biodegradables. Lo importante es ser rápido en reconocer la presencia de parásitos e intervenir de forma adecuada y constante.

La premisa es válida para todas las especies, pero ahora veamos en particular cuáles son los principales parásitos que pueden afectar al albaricoque y al melocotón, dos especies que producen frutos de verano demasiado buenos y saludables para dejar de recogerlos.

Cydia acosa

Es una polilla (mariposa) que pone sus huevos en las hojas de la planta de durazno y albaricoque. Las larvas de cidias que emergen penetran en brotes, flores y frutos, arruinándolos y haciendo varias generaciones en un año. Hibernan en capullos entre la corteza de la planta, por lo que para eliminar muchos individuos que hibernan es útil preparar una trampa de cartón corrugado alrededor del tronco a fines del verano, para retirarla en invierno. Durante la temporada de primavera-verano, las trampas de comida (como Tap Trap) son efectivas si se instalan en cantidades suficientes en las plantas. De lo contrario podemos tratar con productos selectivos como Bacillus thuringiensis kurstaki, para pulverizar diluido en agua por la noche, ya que los rayos UV limitan su persistencia. Para que el tratamiento funcione, el agua debe tener un pH subácido, entre 6 y 7, para ello posiblemente podamos agregar vinagre a la mezcla.

Anarsia

Como la Cydia, la anarsia es una pequeña polilla que, en estado larvario, daña irreparablemente los frutos de melocotón y albaricoque, así como los brotes y flores. Se maneja al igual que Cydia con los mismos métodos permitidos en el cultivo de frutas orgánicas, teniendo en cuenta que para ambas plagas, las variedades de maduración temprana tienen menos riesgo: logran en parte escapar del período crucial de ataques de insectos.

Cochinillas

Ya hemos hablado de estos diminutos insectos en el artículo sobre cómo defender el jardín de la cochinilla. Las ramas infestadas de cochinillas se pueden limpiar a mano con cepillos metálicos que eliminan estos parásitos o con algodón empapado en alcohol. Entre los productos insecticidas más útiles contra la cochinilla recordamos los aceites minerales, si quieres un método más ecológico puedes utilizar macerado de ajo o macerado de helecho.

Pulgones

Los pulgones, también llamados piojos, son parásitos muy comunes de los cuales existen muchas especies que afectan a hortalizas, plantas ornamentales y árboles frutales, hablamos de ellos enumerándolos entre las plagas del jardín, puedes leer cómo defenderte de los pulgones. El melocotonero es fácilmente atacado por pulgones verdes que, chupando la savia de las hojas y brotes, los dejan arrugados y llenos de melaza pegajosa. Los síntomas son bastante evidentes y al extender las hojas se pueden ver las densas colonias de estos diminutos seres. Afortunadamente, en la naturaleza son capturados por varios tipos de depredadores, incluyendo mariquitas, crisopos y moscas flotantes, insectos todos muy útiles, que debemos aprender a reconocer tanto en la etapa adulta como en la larvaria, para no confundirlos con parásitos. Para evitar que los pulgones se alejen, es útil rociar las plantas con extractos de ortiga durante 12-24 horas, mientras que para erradicarlas el remedio más sencillo es el uso de jabón de Marsella disuelto en agua, para rociar sobre las plantas por la noche.

Mosca de la fruta

La mosca de la fruta (Ceratitis capitata) en la edad adulta es de color amarillo anaranjado, mientras que las larvas son blancas y se alimentan de los frutos, cavando túneles en la pulpa del melocotón y el albaricoque. Pueden hacer hasta 6-7 generaciones al año dependiendo del clima, en el sur hacen aún más, por lo que son muy rápidos en proliferar. La mosca de la fruta se combate con trampas alimentarias Tap Trap o con tratamientos a base de Spinosad, un insecticida ecológico cuyo principio activo se obtiene a partir de un conjunto de metabolitos producidos por un microorganismo.

Peinado amarillo y rojo

Son dos especies de mariposas que cavan túneles en las ramas cuando están en estado larvario, y pueden reconocerse por los agujeros por donde emergen los rosales de la madera. Los podemos encontrar en melocotoneros o albaricoqueros, el remedio más inofensivo y natural es fomentar la presencia de picos instalando nidos artificiales, pero también se puede utilizar Bacillus thuringiensis.

Avispas y avispones

Contra el daño de las avispas y avispones, que se comen los frutos y son potencialmente peligrosos para las personas alérgicas, son útiles las trampas para alimentos del tipo Tap Trap, con cebos que se obtienen llenando las botellas hasta la mitad con vinagre de manzana, vino tinto y un cucharada o dos de azúcar.

Parásitos recién llegados

En los últimos años, otros parásitos "exóticos" también se han introducido en nuestro medio ambiente, incluidos Popillia japonica, un insecto polífago, en el sentido de que se alimenta de muchas especies vegetales al devorar su follaje, este parásito también afecta al albaricoquero. Algunos agricultores orgánicos lo combaten con piretro y realizan más tratamientos durante la temporada.

También vimos un aumento preocupante del daño causado por las chinches. Los chinches verdes siempre han estado ahí, pero es con la llegada del chinche asiático que se ha producido un daño sustancial en los huertos, te invito a leer el post sobre chinches para entender cómo lidiar con este insecto que es particularmente capaz de adaptarse a los tratamientos insecticidas.

Además, señalamos el Drosophila suzukii, denominada "mosca pequeña de la fruta", que debe tratarse con piretro o Spinosad, o con las mismas trampas de comida caseras útiles contra avispas y avispones, para Drosophila se obtienen mejores resultados utilizando trampas específicas con gorras de color rojo.

Prevención y defensa biológica

Una regla que siempre es válida para prevenir ataques parasitarios es la poda del melocotonero o albaricoquero, que adelgaza el follaje y anula la posibilidad de crear microclimas densos y oscuros propicios para el desarrollo de algunos insectos.

También hay dos estrategias importantes para la defensa biológica: el lanzamiento de insectos antagonistas en el huerto y el uso de trampas de feromonas sexuales. Sin embargo, ambos son efectivos en huertos bastante grandes (al menos una hectárea) y, por lo tanto, no son válidos para la dimensión privada ni para las pequeñas empresas. Sin duda, son remedios de control biológico muy adecuados para el cultivo profesional de frutas.

Vídeo: Melocotonero, Pulgones y Mariquitas, el monstruoso ciclo de la vida (Diciembre 2020).