Diverso

El uso del cobre en la agricultura y sus riesgos


Los productos químicos a base de cobre se han utilizado en la agricultura durante muchos años para combatir las enfermedades fúngicas en las plantas. Son eficaces en un amplio espectro, es decir, afectan indiscriminadamente a muchos tipos de hongos.

El cobre también es un micronutriente para las plantas y, si se absorbe en cantidades demasiado altas, es tóxico para las plantas. Es por esto que los tratamientos a base de cobre deben calibrarse con la mínima cantidad efectiva contra la enfermedad, principalmente de manera preventiva.

Si bien se trata de tratamientos permitidos por la agricultura ecológica, no están exentos de contraindicaciones, tanto es así que la Comisión Europea ha incluido productos fitosanitarios cúpricos entre las sustancias a sustituir, financiando el programa de estudios. After-Cu para encontrar alternativas válidas.

El hecho de que el cobre esté permitido por el método orgánico puede llevar a muchos a pensar de buena fe que no implica riesgos para el medio ambiente: es un mito que hay que disipar. Ciertamente, las reglas de la agricultura orgánica garantizan una mayor protección ecológica en comparación con la agricultura tradicional, donde se permiten y utilizan productos mucho peores que el cobre. Sin embargo, hay que tener cuidado porque incluso los productos de origen natural (mineral en el caso del cobre) pueden tener repercusiones negativas cuando se abusa de ellos.

Introducción al método

Un científico pasa días y noches enteros de su vida encorvado sobre un libro, hasta el punto de volverse miope. Cuando alguien le pregunta: "¿qué has estudiado toda tu vida?", Responde: "Estaba buscando un remedio para la miopía".

Esta hipérbole de Masanobu Fukuoka, padre de la agricultura natural, nos advierte que no debemos confiar demasiado en la ciencia en el estudio de la naturaleza y la agricultura. El riesgo de que quienes ahonden demasiado en un tema se pierdan en los detalles, estudiándolos con mucho cuidado, pero perdiendo la visión general. De esta manera, la agricultura industrial a menudo ha encontrado soluciones bastante inmediatas a los problemas, sin tomar en cuenta algunos factores, desarrollando así remedios que no son efectivos a largo plazo. Además, siempre hay que tener en cuenta que, como en cualquier sector económico, incluso en la agricultura hay empresarios que eligen el camino de la ganancia inmediata, en detrimento del impacto ambiental y de lo que ocurrirá en un futuro próximo.

Esta premisa es aplicable a la agricultura en general, hoy vamos a profundizar en una de ellas: el uso del cobre para combatir enfermedades fúngicas. Este es un caso clásico en el que a menudo no estás combatiendo una enfermedad, sino bloqueando un síntoma. La enfermedad no es de la planta, que sí, está infestada de un parásito, pero es la enfermedad de un ecosistema agrícola que tiene deficiencias. Puede ser que tenga falta de biodiversidad, de materia orgánica en el suelo, de capacidad de las plantas para absorber sustancias, falta de microorganismos del suelo. Las causas desde este punto de vista son las más variadas. Lo más importante es cuidar todo el entorno agrícola, solo así la planta que queremos cultivar estará sana. Cuanto más se aleja uno de este punto de vista, más miope se vuelve la ciencia.

Un poco de historia

El primer uso de sulfatos de cobre en la agricultura se remonta a 1761 cuando se descubrió que remojar las semillas en una solución débil de sulfatos de cobre inhibía las enfermedades fúngicas transmitidas por las propias semillas. Desde principios del siglo XIX, el procesamiento de granos de cereales con sulfatos de cobre y el posterior secado con cal se convirtió en una práctica estándar para evitar la formación de moho en el almacenamiento.

El mayor avance de las sales de cobre fue sin duda en 1880 cuando el científico francés Millardet, mientras buscaba una cura en las vides para el mildiú velloso, notó accidentalmente que una suspensión de sulfatos de cobre, cal y agua, solía hacerlo poco apetecible las uvas para los transeúntes hacían que las plantas fueran inmunes a las enfermedades. Este fue el nacimiento de la "mezcla de Burdeos", que toma su nombre del distrito francés de Burdeos, y sigue siendo hoy uno de los fungicidas más utilizados en la agricultura.

Efectos y riesgos

El uso más eficaz de estos productos es cotización está en dosis bajas. Por ejemplo, si estamos al final del período invernal, es muy húmedo y el año pasado hubo una infestación en nuestro huerto o viñedo, es posible rociar un poco de producto sobre las plantas. En biodinámica, se permite el uso de productos cúpricos solo para cultivos perennes hasta un máximo de 3 kg de cobre metálico por hectárea por año, preferiblemente utilizando menos de 500 gr./ha por tratamiento.

Pulverizar grandes cantidades de producto cuando la infestación ya ha comenzado y durante el período vegetativo podría hacer más daño que bien a largo plazo. En este caso, como hemos visto, el síntoma puede bloquearse, pero los sulfatos de cobre terminarán en todo el entorno circundante y se asentarán en el suelo. Alterarán el ecosistema. Tan importante para todos nuestros cultivos. Las relaciones simbióticas entre los sistemas radiculares de las plantas y los microorganismos podrían disminuir, dando lugar a una deficiencia en la absorción de nutrientes. Al afectar a los microorganismos, la calidad de la descomposición de la sustancia orgánica también disminuirá y en general tendremos plantas más débiles.

El riesgo también es el de favorecer el desarrollo de resistencias de patógenos a los tratamientos, al igual que el exceso de antibióticos en el cuerpo humano.
La presión ambiental que se ejerce sobre el ecosistema con los tratamientos favorecerá la adaptación de aquellos microorganismos que presenten mutaciones favorables para resistir. Este proceso ya está en marcha: algunas enfermedades son cada vez más resistentes al uso de sulfatos de cobre, especialmente en el sector vitivinícola, donde el uso de estos productos tiene una duración de 130 años.

Las prácticas agrícolas imprudentes reaccionan al aumento de la resistencia de los patógenos con el mayor uso de productos cúpricos, lo que desencadena un peligroso vórtice de degradación ambiental.

En cuanto al desarrollo de la resistencia, la Dra. Stefania Tegli, investigadora del Departamento de Producción Agroalimentaria y Ciencias Ambientales de la Universidad de Florencia, planteó otro punto: "El cobre provoca un aumento alarmante en la microflora de los agroecosistemas en el porcentaje de bacterias resistentes a los antibióticos, que acaban constituyendo una especie de reservorio de genes de resistencia a los antibióticos. Estos genes están presentes en elementos móviles de su genoma, los plásmidos, que también pueden transmitirse fácilmente a bacterias patógenas de humanos y animales, haciéndolos a su vez resistentes a los antibióticos y anulando efectivamente su acción profiláctica y terapéutica en la medicina humana. y veterinaria”.

Alternativas al uso del cobre en agricultura

Para la prevención de enfermedades, es necesario operar promoviendo la riqueza y estabilidad del ecosistema. Desde este punto de vista, la agricultura biodinámica ofrece muchos consejos útiles. En concreto, para reducir las enfermedades fúngicas, la calidad del suelo es fundamental: un suelo maduro es bien drenado ya ayuda mucho en la prevención. Esto se logra evitando la labranza del suelo, el uso de vehículos pesados ​​y el deshierbe, no usando pesticidas y otros productos sintéticos (incluido el cobre, aunque solo sea en grandes cantidades).

Una adecuada fertilización también favorece el desarrollo de buena savia, lo que da como resultado tejidos vegetales sanos y resistentes, menos vulnerables al desarrollo de enfermedades. Por el contrario, el exceso de nitrógeno, por ejemplo, obliga al crecimiento de plantas con tejidos menos resistentes. Desde este punto de vista, las fertilizaciones biodinámicas o naturales suelen ser más equilibradas para la planta (artículo para saber más: la correcta nutrición de las plantas en biodinámica). Incluso la poda debe ser contenida pero logrando airear el follaje de las plantas. Por otro lado, la sombra y la humedad favorecerán el desarrollo de enfermedades.

Finalmente, una última consideración que a menudo se subestima. Si las plantas se enferman, es posible que no sea el cultivo adecuado para ese lugar. Es necesario respetar la vocación del territorio y cultivar aquellas variedades y cultivares que más se adapten al clima y a ese suelo. Entiendo que la vid es rentable pero la búsqueda de beneficios ya ha hecho mucho daño en la agricultura.

Personalmente creo que estas precauciones pueden ser suficientes, pero no fueron suficientes, existen algunos fungicidas naturales recomendados por la agricultura biodinámica como el bentotamnio (polvo de varias rocas), propóleo, decocción de cola de caballo, aceites esenciales de limón y pomelo, bicarbonato de potasio. . Por último, pero no menos importante, el uso de Microorganismos Efectivos, una combinación de microbios del suelo que promueven los procesos regenerativos del suelo al alimentar el ciclo de nutrientes, promoviendo la producción de vitaminas, hormonas y enzimas.

En cultivos donde los productos cúpricos se utilizan de forma masiva, las dosis y número de tratamientos se pueden reducir progresivamente si se implementan todas esas buenas prácticas preventivas que hemos visto. De esta forma será posible reducir los tratamientos hasta esos dos inviernos, a bajas dosis que quizás sean necesarias para algunos tipos de cultivos de gran importancia económica en nuestras tierras.

Vídeo: La Lombricultura o Vermicultura: Una Idea Rentable - TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Noviembre 2020).