Información

Enfermedades del cerezo: prevención y biodefensa


los Cerezo es una especie frutal perteneciente a la familia de las rosáceas y al subgrupo de frutas de hueso. Su cultivo se puede realizar de forma ecológica, pero para obtener una cosecha de cereza satisfactoria en cuanto a calidad y cantidad es importante trabajar duro en la prevención de la adversidad.

Desafortunadamente es una especie bastante delicada y es necesario observar constantemente las plantas para ver las enfermedades desde los primeros síntomas porque las estrategias y productos permitidos en la agricultura orgánica son efectivos solo si se utilizan con prontitud. Afortunadamente, también podemos beneficiarnos del apoyo de boletines fitopatológicos locales, que ofrecen información sobre el progreso de determinadas enfermedades de las plantas a nivel local.

Las enfermedades fúngicas más típicas de la cereza son la monilia y el corineum, a lo que se suma uno de origen bacteriano llamado precisamente cáncer bacteriano.

Monilia

Monilia es una enfermedad fúngica o criptogámica típica de la cereza y otras frutas de hueso (melocotón, albaricoque, ciruela). Es causada por dos hongos diferentes (Monilia laxa y Monilia fruitigena) y se ve favorecida por un clima húmedo, no necesariamente caluroso. Ya a principios de la primavera, antes de la apertura de las flores, si la planta permanece húmeda durante algunas horas, puede aparecer la infección. En la planta afectada, las flores se vuelven marrones, se secan y, a veces, se cubren con moho gris. Las ramitas tienden a agrietarse longitudinalmente y secarse en la parte terminal mientras los frutos se pudren y se enmohecen. Desafortunadamente, primaveras muy lluviosas pueden ser perjudiciales para el cerezo, con infecciones de monilia que continúan hasta que las temperaturas superan los 27-28 ° C.

Corineo

El chorineum, también llamado impallinatura, gomoso o picado, viene dado por otro hongo que se manifiesta en las hojas con pequeñas manchas rojo-violáceas rodeadas por un halo. Es un síntoma muy sencillo de reconocer: la hoja del árbol afectado queda picada porque el interior de la mancha tiende a desprenderse. Las ramas presentan grietas de las que sale un exudado gomoso, y también en las cerezas hay pequeñas manchas rojas que se convierten en incrustaciones gomosas con la maduración. Esta patología también se ve favorecida por las estaciones húmedas.

Cáncer bacteriano

La bacteria, del género Xanthomonas, afecta no solo al cerezo sino también a los demás frutos de hueso, la enfermedad provoca manchas irregulares en las hojas y daños especialmente en el tallo y ramas, con lesiones y zonas necróticas.

Cómo prevenir enfermedades

En la agricultura ecológica la prevención es muy importante: si logras crear un entorno que no sea propenso a la proliferación de enfermedades, no será necesario tratar las plantas, el cerezo se mantiene sano y productivo. Así que veamos algunas precauciones que podemos tomar al cultivar esta planta fructífera.

  • Elección de variedad. Para prevenir enfermedades, la elección decisiva se refiere a las variedades a plantar: en el huerto ecológico se debe dar preferencia a las resistentes o genéticamente tolerantes. Esta es una primera precaución que le permite evitar la mayoría de los problemas.
  • Atención a la poda. La poda es otro factor importante, ya que un microclima húmedo favorable al patógeno podría establecerse dentro del follaje que es demasiado denso. Especialmente en el caso del cáncer bacteriano, es fundamental desinfectar las herramientas de poda de una planta enferma a una sana. También es necesario eliminar todas las partes de la planta que se noten afectadas por síntomas de la enfermedad en cualquier momento de la temporada, además esto evita contagios que propagan el problema.
  • Fertilización. La fertilización también debe equilibrarse para evitar adversidades. Cada año es una buena práctica distribuir estiércol granulado bajo la proyección de la copa del cerezo, pero sin exagerar porque incluso los fertilizantes orgánicos en altas dosis provocan una absorción excesiva de nitrógeno por parte de la planta, que se vuelve más sensible a los ataques de patologías y pulgones.
  • Macerados útiles. En cuanto a la preparación autónoma de productos que estimulen las defensas naturales de las plantas, la primavera es un buen momento para cosechar cola de caballo y diente de león, excelente para utilizar en la preparación de macerados con acción fortalecedora.

Contener enfermedades con métodos biológicos.

Tras la caída de las hojas en otoño conviene hacer un tratamiento a base de Mezcla de Burdeos en plantas desnudas, pero este fungicida comúnmente llamado "verde cobre" debe usarse siempre después de una lectura cuidadosa de las instrucciones en el empaque. Esto implica respetar las dosis, los métodos sugeridos y las precauciones. De hecho, el cobre es un elemento permitido en el método biológico pero no sin posibles consecuencias.

Se debe prestar la misma atención al uso de polisulfuro de calcio, otro fungicida permitido en agricultura ecológica, eficaz contra la monilia pero que debe evitarse durante la floración. Cabe recordar que el polisulfuro de calcio es muy corrosivo para los equipos utilizados para distribuirlo y que estos deben lavarse cuidadosamente después de su uso.

Para una defensa directa más ecológica de las criptógamas, se pueden usar productos basados ​​en organismos antagonistas como el Bacillus subtilis, para ser utilizado por la noche para que sea efectivo u hongo Trichoderma harzianum. También puedes intentar lidiar con bicarbonato de sodio disuelto en agua en la dosis de unos 50 g en 10 litros.

Finalmente mencionamos un preparado desinfectante utilizado con éxito en la agricultura biodinámica, a saber, el pulpa para troncos. Es una preparación densa que se extiende sobre las plantas latentes desde la base del tronco hasta las primeras ramas con el objetivo de limpiar los troncos de hongos e insectos invernales. También hay más formulaciones líquidas para distribuir con la bomba de mochila, por lo que son más adecuadas para huertos grandes. La receta tradicional requiere un tercio de estiércol fresco de bovino, un tercio de bentonita y un tercio de arena de sílice, a los que se le agrega cualquier otro ingrediente como la decocción de cola de caballo.

Vídeo: CÓMO IDENTIFICAR SÍNTOMAS POR ANTRACNOSIS EN CÍTRICOS? (Noviembre 2020).