Nuevo

Las principales enfermedades de la frambuesa.


La planta de frambuesa es un arbusto de altura variable entre 1 metro y 3 metros, que produce sus frutos sabrosos en períodos bastante concentrados del año, que van desde el verano al otoño según la variedad. Los tipos de frambuesa se dividen principalmente en variedades uniflore y remontante.

El cultivo ecológico de la frambuesa es ciertamente posible y se recomienda tanto en granjas como en cultivos privados para autoconsumo, junto a la huerta o en la huerta. Esta especie se presta muy bien a la valorización de terrenos montañosos marginales, llanuras y terrazas de las que se obtienen producciones pequeñas pero rentables y potencialmente de alta calidad.

A pesar de la relativa sencillez con la que se puede cultivar esta especie, que es bastante rústica y además se encuentra de forma espontánea, es necesario conocer las enfermedades que pueden amenazarla, y saber comportarse tanto en prevención como en defensa. Esto último también es posible mediante tratamientos con productos permitidos en agricultura ecológica.

Prevención: cómo evitar enfermedades

Las enfermedades más frecuentes son las de naturaleza fúngica y suelen estar favorecidas por un microclima cálido y húmedo como el de los suelos de los valles o llanuras caracterizadas por veranos bochornosos. De hecho, lo ideal es que el cultivo de la frambuesa sea en una zona poco ventilada y seca, pero lo cierto es que además de las condiciones ambientales, la técnica de cultivo adoptada también afecta en gran medida la salud de las plantas. Es necesario implementar estrategias preventivas en varios frentes, a continuación encontrará las precauciones más importantes a implementar para prevenir enfermedades de esta fruta silvestre.

Diseños de plantación. Las distancias entre las plantas de frambuesa deben ser adecuadas, es aconsejable mantener unos 2,5 m entre las hileras y 70-80 cm entre las plantas individuales de la hilera, para garantizarles una correcta circulación del aire. De hecho, los sistemas demasiado densos favorecen la aparición de las enfermedades más comunes porque crean sombra y humedad persistente.

Técnica de riego. El método de riego juega un papel decisivo en la prevención de las enfermedades de los frutos del bosque. Con fines preventivos, es aconsejable preferir los sistemas de riego en el suelo, evitando el riego por aspersión. Las tuberías de riego por goteo, dispuestas a lo largo de las hileras, son por tanto una solución ecológica, que protege a las plantas de enfermedades ya que evita mojar innecesariamente la parte aérea, además de desperdiciar menos agua.

Cama elevada. En suelos particularmente arcillosos y sujetos a estancamiento hídrico, el cultivo en prosa elevada es útil, lo que garantiza un buen drenaje del exceso de agua. Esta disposición suele ser la más adoptada en los jardines familiares y aficionados, en los que las frambuesas encuentran espacio fácilmente, se puede encontrar en el artículo que habla sobre el cultivo del huerto.

Rotaciones de cultivos. La plantación de frambuesas debe realizarse preferentemente en un suelo que no haya albergado recientemente fresas, otras frambuesas o zarzas, porque de lo contrario, además del fenómeno de fatiga del suelo, pueden estar presentes esporas de patógenos comunes a frutos pequeños. Incluso el cultivo de solanáceas, antes de la frambuesa, podría conllevar el riesgo de propagación de verticilosis.

Elija variedades resistentes o tolerantes. Si quieres cultivar frambuesas de forma ecológica, el mejor punto de partida es hacerlo plantando variedades resistentes, no propensas a enfermedades. Para ello, es necesario solicitar información detallada a los minoristas de material de propagación y consultar bien los catálogos.

Prepárate para fortalecer la acción. El macerado de cola de caballo diluido rociado sobre la vegetación ayuda al cultivo a resistir mejor la acción de los patógenos, ya que esta planta contiene mucho silicio, elemento útil en este sentido;

Las enfermedades más comunes en la planta de frambuesa.

Tras estas premisas, veamos ahora en detalle cuáles son las enfermedades más frecuentes en la frambuesa y con qué precauciones y productos es posible mantenerlas bajo control respetando el medio ambiente.

Moho gris o botrytis

La botritis, o moho gris, es una patología vegetal de naturaleza fúngica que también puede afectar a la frambuesa, además de varias otras frutas y verduras, por ejemplo ya hemos hablado de la botritis en el tomate. En frambuesas esta patología provoca necrosis de las partes verdes y pudrición del fruto. Ocurre a partir de la primavera en los nuevos brotes e inflorescencias, con pardeamiento y marchitez. La botritis se ve favorecida por la alta humedad del aire y la humectación prolongada de la parte aérea de las plantas. Puede notar manchas necróticas en las hojas y el hongo también penetra fácilmente en el tallo. La infección comienza en los frutos cuando aún están verdes y luego continúa provocando una pudrición general, que los cubre con la característica eflorescencia grisácea y los hace caer. Esta patología es sutil porque a veces frutos aparentemente sanos en el momento de la recolección solo muestran síntomas de moho gris posteriormente.

El patógeno hiberna sobre los residuos vegetales infectados, los cuales deben ser retirados adecuadamente de las hileras, esta es sin duda la primera precaución para prevenir la botritis. Frente a esta patología, es muy válido lo mencionado anteriormente, a saber, la necesidad de crear sistemas sueltos que favorezcan la circulación del aire, junto con un riego escrupuloso debajo del follaje. Finalmente, se puede tratar con un producto cúprico, evaluando siempre el momento adecuado para hacerlo: mejor las horas frescas del día, evitando la fase de floración. Al realizar tratamientos en frambuesas, tenga cuidado de seguir las instrucciones de las etiquetas de los paquetes comprados.

Raíz podrida

Algunas especies de hongos del género Phytophtora son responsables de graves daños a los pequeños cultivos de frutas, incluidas las frambuesas, especialmente si se cultivan en tierras especialmente expuestas al estancamiento del agua. La enfermedad se llama pudrición de la raíz precisamente porque se manifiesta a nivel del sistema radicular en forma de pardeamiento subcortical necrótico, pero también la podemos encontrar en brotes y chupones. Inicialmente, la pudrición de la raíz aparece en verano en plantas aisladas, que rápidamente se marchitan y secan en todas partes. A partir de estas primeras plantas, la enfermedad se propaga también a las otras, como un incendio forestal, y si no se controla con prontitud, puede repetirse cada año, afectando también a todo el cultivo. Dado que las esporas de este hongo pueden persistir en el suelo durante décadas, es evidente la importancia de bloquear su propagación lo antes posible, manteniendo siempre vigilada la plantación de frambuesa y, si es necesario, erradicando las primeras plantas aisladas que se vean afectadas.

Otro tipo de pudrición de la raíz, con síntomas en parte similares, es causado por el hongo. Armillaria, más raro que el anterior, pero grave e incurable cuando ocurre. Los brotes y los retoños de las plantas infectadas se secan y suelen ir precedidos de un amarillamiento de las hojas. Las raíces, en el área subcortical, tienen en cambio un fieltro blanco cremoso típico que desprende un olor a hongos. En presencia de estos síntomas, la única estrategia es la erradicación de las plantas afectadas, lo que al menos bloquea la propagación de la enfermedad en las hileras.

Verticilosis

A través de heridas de raíz o cuello, el patógeno del género Verticillum puede penetrar el sistema vascular de la frambuesa, comprometiendo la correcta translocación de la linfa. En consecuencia, las plantas se marchitan y la madera se vuelve marrón.

También en este caso, los residuos de los cultivos siempre deben eliminarse de la plantación, que son lugares de invernada del hongo.

Moho polvoriento o llaga blanca

El mildiú polvoroso se reconoce por su típica pátina blanquecina, por lo que también se le llama "mal blanca", que gradualmente se vuelve polvorienta. En la huerta y el huerto se da la casualidad de encontrar esta patología, ya que afecta a diversas plantas. La enfermedad aparece ya en primavera con temperaturas cálidas y alta humedad relativa del aire.

Tratamientos repetidos con bicarbonato de sodio disuelto en agua, en los casos más graves intervenimos con azufre.

Cáncer de didymella o frambuesa

El hongo Didymella applanata causa la enfermedad llamada cáncer de frambuesa. Inicialmente afecta los márgenes de las hojas, luego llega al nervio central, luego al pecíolo de la hoja y finalmente afecta a todo el brote. Las hojas caen, mientras que en el punto de inserción de la hoja en el brote hay un pardeamiento necrótico. Los brotes que se encuentran en el área infectada no se abren en brotes y si lo hacen, estos parecen muy atrofiados.

Por tanto, es necesario intervenir podando todos los brotes de frambuesa afectados y en el invierno siguiente es aconsejable realizar un tratamiento con producto cúprico, cumpliendo con todas las indicaciones y precauciones de uso.

Plaga de las zarzas

El tizón de la llama es una enfermedad que en realidad afecta principalmente a otras rosáceas como la pera, y se considera una enfermedad de lucha regulada obligatoria. Dado que la frambuesa también se ve afectada a veces, vale la pena aprender a reconocer sus síntomas y comprender qué hacer cuando ocurre.

La bacteria Erwinia amylovora, potencialmente ocurre en todas las partes aéreas de la planta. Inmediatamente al comienzo de la temporada se puede notar el pardeamiento de las inflorescencias, luego de los frutos pequeños, que permanecen duros y permanecen adheridos a la planta. Los brotes jóvenes pueden secarse doblando hacia abajo y los brotes adquieren un color marrón-púrpura, a veces negro. Finalmente, un síntoma característico es el exudado bacteriano blanquecino o anaranjado que rezuma de los órganos afectados. En estos casos es necesario hacer un informe al Servicio Fitosanitario regional competente y solicitar una consulta específica.


Vídeo: Como eliminar la araña roja, tratamiento y solución esta plaga (Enero 2021).