Colecciones

Cómo podar el higo


La higuera es una de las plantas frutales más frecuentes que se encuentran en estado salvaje por su gran adaptabilidad al clima mediterráneo, la sequía y los suelos pobres, por lo que a menudo vemos ejemplares aislados que se dejan libres para desarrollarse de forma completamente natural.

Esto no es malo en sí mismo, pero si el higo se cultiva específicamente en el huerto o en el huerto con el objetivo de obtener producciones satisfactorias, es necesaria alguna poda, incluso en agricultura ecológica. Así que veamos cómo y cuándo intervenir para podar esta especie con frutos dulces y sabrosos tanto en cultivo profesional como privado.

Los propósitos de podar el higo son esencialmente tres, que enumeramos a continuación.

  • Las dimensiones. Mantener la planta a cierta altura, para que se pueda cosechar del suelo, sin necesidad de escalera.
  • Productividad. Una producción equilibrada y constante.
  • La seguridad. La madera de la higuera no es tan resistente como la de otros árboles y con vientos fuertes puede agitarse y causar daños, sobre todo si está ubicada cerca de una carretera o cerca de la casa, por lo que en algunos casos intervenimos cortando ramas que están particularmente en riesgo.

Las principales intervenciones de poda que se llevan a cabo para la higuera, como para muchas otras plantas del huerto, son de dos tipos: la poda de cría, que tiene como objetivo fijar la forma de la planta en sus primeros años, y la poda de producción, que son las intervenciones periódicas que se realizan a lo largo de la vida útil del eje.

Poda de cría

La poda de cría, os recordamos, es la que se realiza en los primeros años desde la plantación de la planta y tiene como finalidad orientarla hacia la forma deseada. En el caso del higo, las plantas se dejan crecer bastante libres pero siempre con algún criterio. Generalmente, las higueras se mantienen en macetas o arbustos globulares.

Florero - globo

En el higo cultivado en vaso globular notamos un tallo más bien bajo con las ramas principales, que se abren más o menos equidistantes, en una situación similar a la que se encuentra en otras especies frutales. El interior del dosel en este caso está bien iluminado y la planta se expande principalmente horizontalmente. Al plantar, la higuera se remata a unos 50 cm, con el fin de estimular la emisión de brotes, de los que se elegirán las futuras 3 o 4 ramas.

Arbusto

El higo también se puede cultivar en arbustos. En este caso, en la primavera siguiente a la plantación, que suele realizarse mediante un esqueje enraizado provisto de 3 ramas, estas últimas se acortan a unos 30 cm, con el fin de hacerlas todas ramificadas. En la primavera del año siguiente será necesario podar todos estos nuevos brotes a un tercio de su longitud, lo que permite un rebrote vegetativo y nuevas ramas del arbusto. También en el año siguiente se realizarán estos recortes en las ramas de la higuera, mientras que los chupones que nazcan entre tanto de la base se eliminarán con cortes de pastoreo.

Poda de producción

La higuera es una especie que no requiere una poda vigorosa. Lo importante, al acercarse a una planta a podar, es observarla externamente en su totalidad y comenzar a evaluar si y dónde intervenir, porque en ciertos años es posible limitarse incluso solo a la eliminación de ramas secas y enfermas, mientras que en en otros, también es útil eliminar algunas ramas que son demasiado competitivas con otras.

En principio, el mejor corte para el higo es el corte de retorno, con el que se corta una rama justo encima de una rama lateral, desviando así el crecimiento hacia la lateral, que es más joven.

Los objetivos que se persiguen con los recortes son:

  • La renovación de formaciones fructíferas.. En este sentido, siempre es aconsejable retirar las pequeñas ramitas fructíferas insertadas directamente en las ramas grandes y en las partes internas de la copa.
  • Airear el cabello, podando y eligiendo entre varias ramas que están cerca y tienden a cruzarse.
  • Quite las ventosas, las ventosas y las ramas muy erguidas. Las ramas verticales no contribuyen a la producción, porque tienen mucho vigor vegetativo: en su interior la savia fluye mucho más rápido que las ramas curvas y horizontales, o las más aptas para la fructificación. Los chupones que crecen desde la base y los chupones que nacen de una rama son muy fuertes y se nutren de las otras partes de la planta. Sin embargo, cuando sea necesario reemplazar una rama vieja o que se haya roto con el viento, es posible elegir una ventosa para tal fin.

Precauciones útiles en la poda.

Unos consejos útiles, para conservar podando la higuera y otras plantas del huerto.

  • Siempre es necesario realizar cortes de pastoreo y evitar cortar ramas que dejan tocones largos: en los tocones puede haber brotes que luego brotan con un rebrote vegetativo no deseado.
  • Evite los recortes, prefiriendo siempre los cortes de ramas enteras, eligiendo con cuidado cuáles quitar y cuáles dejar.
  • Los cortes deben estar limpios y no dañados para no dañar la rama, y ​​deben estar inclinados para evitar el estancamiento de agua sobre el corte.
  • Las herramientas de poda, que van desde simples tijeras para cortar ramas delgadas hasta sierras para metales y tijeras, deben ser de buena calidad y deben mantenerse bien, afiladas y limpias, posiblemente desinfectadas con cierta regularidad.

los madera de higuera no tiene gran valor como leña, porque es blanda y genera pocas calorías en términos de combustión, y además en algunos casos quemarla en la chimenea genera mucho humo. Alternativamente, se puede triturar biológicamente y luego poner todo este material triturado en el compost.

Cuando podar el higo

El momento ideal para la poda invernal de la higuera es fin de invierno, después del período de heladas, pero también en otras épocas del año conviene intervenir con alguna operación.

Por ejemplo, si quieres sacar los chupones con el objetivo de reutilizarlos para hacer esquejes, la época más indicada es septiembre-octubre, y dada la alta aptitud de amamantamiento del higo, hacer los esquejes es una excelente manera de propagarlo rápidamente. En verano, puedes hacer la "scacchiatura", o la eliminación de los brotes superfluos en competencia con los que pretendes dejar crecer.

Vídeo: trasplante y manejo de la higuera (Noviembre 2020).