Interesante

Las enfermedades de la cebolla


Ampliamente utilizado en cocina, nutrición animal y medicina por sus propiedades aromáticas y terapéuticas, el cebollaNo puede faltar en un jardín que se precie. Las diversas capas que caracterizan el bulbo de esta especie herbácea bienal, cultivada como anual, de la familia Liliacee, no son suficientes para proteger la planta de patógenos (virus, bacterias es hongos). Si optas por el cultivo ecológico de la cebolla, necesitas aprender a reconocer las adversidades y a combatirlas, pero sobre todo a prevenirlas con las debidas precauciones.

Las cebollas pueden ser atacadas por virus del mosaico o del mosaico amarillo y por bacterias que causan tres tipos de podredumbre (blanda, sulfurosa y ácida) durante la cosecha y el almacenamiento. Hay varios micosis causada por hongos durante el cultivo que, junto con los ataques del parásitos, afectan negativamente la productividad de las especies hortícolas. El mildiú velloso, la botritis, la alternariosis y el carbón vegetal aparecen en la parte aérea de la cebolla, mientras que en la parte hipogea se encuentran fusarium, antracnosis, pudrición rosada de la raíz y podredumbre carbonosa.

Averigüemos las tres enfermedades fúngicas más frecuentes de este cultivo, que se pueden defender de los ataques con métodos naturales.

Mildiú velloso de la cebolla

Aunque se asemeja a un hongo, el mildiú velloso (Mildiú velloso schleideni) pertenece al reino de los Protistas, a la familia Peronosporacee. Cuando ataca a la cebolla, el oomiceto da lugar a manchas alargadas y blanquecinas en las hojas que se transforman en un moho gris-violeta en condiciones de alta humedad relativa, mientras que con niveles bajos de humedad tienden a necrosis. Las hojas afectadas se vuelven amarillas y se rizan hacia abajo manifestando putrefacción, mientras que los bulbos son pequeños y generan plántulas atrofiadas.

Dado que el mildiú velloso requiere la presencia de agua para desarrollarse, es fundamental evitar el estancamiento hídrico drenando el exceso de agua y realizando un buen trabajo del suelo del jardín. Otras prácticas útiles para prevenir la enfermedad son el uso de bulbos sanos o cultivares resistentes, cambios de cultivos, destrucción de residuos vegetales que pudieran estar infectados. Además, a la hora de abonar la cebolla es imprescindible prestar atención al aporte de nitrógeno, que no debe ser excesivo. Para contrarrestar el patógeno también es posible recurrir a preparaciones de cola de caballo o diente de león y, cuando sea estrictamente necesario, utilizar productos a base de cobre.

los preparación de cola de caballo (Equisetum arvense) es una decocción de las hojas y los tallos de la planta, que crece espontáneamente en terrenos húmedos sin cultivar. La decocción se aplica sobre hojas de cebolla una vez cada 15 días y tiene una acción antifúngica fortaleciendo el cultivo contra el mildiú velloso. Filtrada y diluida 1:10, la preparación también se utiliza como fertilizante foliar o radicular y se puede mezclar con ortiga. los preparación de diente de león (Taraxacum officinale) es una decocción de toda la planta que aumenta la resistencia de la cebolla a las enfermedades.

LOS productos cúpricos Los más utilizados contra el mildiú velloso son los oxicloruros de cobre y el Mezcla de Burdeos. El oxicloruro tetrarámico es una sustancia lista para usar, mientras que el oxicloruro de cobre y calcio es más efectivo, pero también más persistente que el tetrarámico. La mezcla de Burdeos tiene una actividad variable en función de la relación entre el sulfato de cobre y la cal. Los tratamientos con productos a base de cobre son necesarios cuando las condiciones climáticas son particularmente favorables para el desarrollo de mildiú velloso y se llevan a cabo en las horas más frescas. L 'límites de agricultura ecológica L 'uso de cobre a 4 kg por hectárea por año, ya que el metal no se degrada y se acumula en el suelo en forma de compuestos insolubles con efectos negativos sobre la microfauna y la microflora.

Botrytis de cebolla

Ahí botrytis cebolla (Botrytis escamosa, Botrytis allii) pertenece a la familia Sclerotiniacee.B. squamosaataca yo tejidos de hojas jóvenes de la cebolla, generando infecciones en toda la superficie de las hojas, mientrasB. alliipenetra en el collar a través de los tejidos lesionados que infectan el bulbo. Las hojas afectadas tienen pequeños puntos de luz y mueren temprano. Por su parte, los bulbos adheridos se vuelven marrones, suaves y esponjosos. UNA'Crecimiento micelar blanco-gris se abre paso entre las escamas de los bulbos y se desarrollan pequeños esclerocios negros en las escamas externas.

Para prevenir ataques de botrytis, la cebolla debe cultivarse en una zona diferente a la que creció el año anterior, realizando rotaciones. Además, se debe plantar evitando dañar el collar y posicionándolo a una densidad que favorezca el movimiento del aire entre las plantas y por tanto el secado de las hojas. Para evitar que las hojas se mojen, es preferible limitar las intervenciones de riego y realizarlas por la mañana. Si riega al atardecer, trate de no mojar las plantas sino solo la tierra.

Botrytis se propaga rápidamente a temperaturas moderadas (10-24 ° C) y alta humedad. Cuando las condiciones climáticas sean adecuadas para el desarrollo del hongo, es recomendable iniciar las intervenciones ante la aparición de los primeros síntomas en la cebolla y repetirlas cada 7-10 días (cada 15 días, si se utilizan productos cúpricos en ausencia de lluvia). Entre las sustancias que se pueden utilizar para la defensa contra la botritis, la bicarbonato de sodio, mezclado con agua y distribuido con bomba de mochila.

Fusariosis de cebolla

El Fusarioum (Fusarium oxysporum f.sp. cepae), un hongo de la familia Nectriacee, puede atacar la cebolla, especialmente cuando las temperaturas alcanzan los 25-32 ° C. Ascomycete penetra el tejidos vasculares debilitando la planta a partir de las hojas basales y determinando pardeamiento del tallo, clorosis, retraso del crecimiento, marchitamiento es desecación de la cosecha.

por para prevenir el ataque de Fusarium, es posible intervenir de diferentes formas. Por un lado, los cambios de cultivo impiden que la cebolla se cultive en el mismo suelo pasados ​​unos años, ya que el hongo puede sobrevivir durante mucho tiempo en suelos ya contaminados y por tanto atacar a la especie incluso después de mucho tiempo. Por otro lado, juegan un papel fundamental en la prevención de fusario rotaciones con gramíneas y leguminosas, el aporte de materia orgánica, el uso de variedades tolerantes y material de propagación saludable, riego localizado y drenaje del suelo.

Vídeo: El ajo y la cebolla combaten enfermedades? Sale el Sol (Noviembre 2020).