Información

El huerto o la huerta biointensiva


los método biointensivo es un sistema de cultivo de huertos que nació en París en el lejano siglo XIX y es particularmente interesante para quienes se preocupan por un cultivo respetuoso con el medio ambiente pero también productivo. También se utiliza profesionalmente y también se conoce como "huerto”.

Es un método que, al igual que el orgánico, no implica el uso de químicos sintéticos, y además evita el uso de maquinaria motorizada, maximizando la productividad respetando el medio ambiente.

En resumen, se trata de:

  • Cultiva tu propio jardín de forma agradable, agradable y ergonómica.
  • Crece sin el uso de productos sintéticos.
  • Cultivar respetando los mecanismos de los ecosistemas naturales.
  • Practica una agricultura natural y rentable.

Bueno: ¡todo esto es posible!Descubramos juntos cómo cultivar biointensivamente, centrándonos en consejos muy prácticos, para ponerlos en práctica inmediatamente en el campo.

¿Qué significa el término biointensivo?

Es un método de cultivo de hortalizas que va más allá de lo orgánico. Respetuoso con todas las formas de vida, establece una simbiosis entre las plantas, el suelo y el agricultor. Gracias a las herramientas modernas, la horticultura manual es posible. ¡Gran oportunidad!

Esto nos da la oportunidad de organizar el jardín de manera diferente, proporcionando el espacio adecuado necesario para el crecimiento de las plántulas. El cultivo se puede intensificar y espesar, creando así un prado vegetal, hermoso a la vista y altamente productivo. En Italia, como en otros lugares, el biointensivo, también llamado "huerto", convence cada vez más a los profesionales.

Por tanto, es un jardín completamente natural. Queriendo también que sea productivo, ciertamente no debemos olvidar los principios básicos de la agricultura. A continuación descubrimos algunas buenas prácticas que nos permitirán montar un huerto biointensivo eficaz y productivo, sin demasiado esfuerzo. Conoceremos algunas herramientas, como la grelinette y la desbrozadora de cuchillas oscilantes, que nos ayudan a agilizar el trabajo, respetando el suelo, pero también la espalda del agricultor.

Diseñando el jardín: pasarelas y palets

Sabemos que las verduras prefieren un suelo suave y bien ventilado. Los jardineros gastamos tiempo y energía para hacer la tierra más liviana con el procesamiento. Es una lástima caminar encima de nuestro trabajo ...

Precisamente por ello, en el jardín biointensivo hay una zona dedicada únicamente a la pasarela, mientras que otra solo se dedica al cultivo. La superficie cultivada se llama "paleta", Mientras que el acceso peatonal"calle Estrecho". Con amor y sacrificio luchamos por descompactar la tierra y esta nueva organización, por tanto, nos permite no pisotear más nuestro trabajo. Ahora nuestras queridas hortalizas siempre tendrán un área enteramente dedicada a ellas, un suelo blando, donde sus raíces puedan desarrollarse fácilmente. Las raíces mismas ahora mantienen la estructura del suelo.

Para su comodidad estos palets miden 80 cm de ancho y largo ... como necesites. Las calles tienen 40 cm de ancho, creando un espacio para moverse libremente. Al alternar un palé con un pequeño camino, el propio palé queda encerrado entre dos pasarelas, lo que nos permite cultivar y cosechar la fruta cómodamente.

El ancho de 80 cm también corresponde a nuestro paso. Así podremos trepar por los palets, evitando largos e inútiles paseos para sortearlos. Agachados o de rodillas, tenemos acceso a la parte central de cada palet, sin ejercer presión sobre nuestros queridos músculos lumbares. De esta forma, además de organizar los espacios y ponernos más cómodos, nos ahorraremos esfuerzos innecesarios y aburridos dolores de espalda. No es un mal negocio, ¿no crees?

Pero ojo, todo este trabajo nunca debe ser frustrante al pisar las tarimas, compactando así la estructura del suelo. Recordemos que cada vez que comprimimos la tierra, liberamos oxígeno precioso, sin el cual mueren los microorganismos beneficiosos. ¡Estos microorganismos son muy importantes! De hecho, son ellos quienes alimentan las plántulas. El suelo firme también dificulta el desarrollo de las raíces, mientras que una planta con un aparato radicular bien desarrollado requiere menos cuidados y mucha menos agua.

Optimiza las distancias entre plantas

Al identificar dónde es posible caminar y dónde cultivar, podemos acercar nuestras verduras. Por ejemplo, se pueden sembrar 7 hileras de zanahorias en solo 80 cm de ancho. Si soy un profesional y compro la sembradora manual correcta, incluso puedo sembrar 12 hileras de zanahorias en el mismo palet. ¡Increíble! A esto se le llama producir mucho en un espacio pequeño ...

El mismo principio se aplica a todas las verduras. Transplante 3 hileras de lechuga, 4 si están cortando. 2 filas de tomates, berenjenas, pimientos o pepinos. Y nuevamente, 5 hileras de remolacha, hierbas o espinacas. Y así ...

Lo único que tengo que recordar es cuánto espacio necesita cada planta para desarrollarse. Una vez crecidas, las hojas de todas las plántulas forman una corona que, creando sombra en el suelo, evita que el sol se seque, reduciendo la necesidad de riego.

Esta sombra también crea un hábitat ideal para todos los insectos y microorganismos beneficiosos. Es básicamente un mantillo ... ¡comestible!

Este tipo de cultivo cercano también tiene otras ventajas, como evitar la germinación de hierbas espontáneas. ¿Sabes lo que eso significa? Apenas tienes que deshierbar ...

Respeta el suelo y evita el timón

Por eso, en el huerto biointensivo, además de cuidar las verduras, el agricultor cuida el suelo. Utilice herramientas que no destruyan la estructura del suelo. También facilita la vida de los microorganismos beneficiosos e insectos que viven en su interior.

Asegúrese de utilizar el cortador lo menos posible. Con cada molienda se destruye la frágil estructura del suelo, no lo aligeramos. ¿Prueba? Fíjate en la primera lluvia, el suelo labrado tiende a endurecerse nuevamente.

¿Has notado alguna vez la belleza de una tierra que se encuentra bajo el follaje de zarzas y arbustos silvestres? Intenta recogerlo. Notarás que es más oscuro, más fragante y más vivo que una tierra molida. Los granos de tierra son redondeados, como tener un cuscús molido en la mano.

El cortador no crea esta hermosa estructura sino una amalgama de tierra compacta triturada, partículas de tierra difíciles de romper con los dedos. El que está debajo de las zarzas puede derretirse como mantequilla.

Pregunta espontánea, ¿dónde crees que será más fácil para las plantas colocar raíces sanas?

Procesamiento manual del jardín biointensivo.

No se dice que todo sea rápido y fácil. Aunque crear un suelo sano, nuestro “cuscús” lleva varias temporadas, tampoco es tan complicado.
En lugar de fresar, puede utilizar el "grelinette”, Una herramienta similar a una horquilla de pala pero de 80 cm de ancho, al igual que el palet.

Una vez que el suelo está libre de plantas espontáneas, es posible abrirlo con la grelinette en lugar de volcarlo. Esta herramienta funciona así: levanta el suelo sin romperlo. Lo oxigena. Tras el paso con esta herramienta, se afinan los primeros 5cm de profundidad, creando un semillero ideal. Puede utilizar el cortador, pero también un rastrillo simple. Al final añadimos de 1 a 3 cm de compost ... et voilá! ¡El juego está terminado! Solo tenemos que sembrar o trasplantar nuestras felices plántulas.

Sin embargo, recuerde que el compost no debe mezclarse con tierra. Si observa cómo funciona la naturaleza, notará que nadie entierra materia orgánica o humus. Siempre encontrarás humus en la superficie, nunca en profundidad. La tarea del suelo en sí es mezclar el humus con el suelo. Si ya lo hace, ¿por qué molestarse en hacerlo también?

El cultivo del jardín biointensivo

Hablamos de tierra y herramientas, volvamos a nuestro jardín.

Aproximadamente diez días después de la siembra o el trasplante, germinarán las primeras hierbas espontáneas. Debemos estar preparados para el deshierbe inmediato. Cuando solo hayan brotado dos hojas, todavía en el estado dicotiledóneo. En este momento las plántulas estarán muy débiles y con raíces frágiles. Simplemente córtelos o dóblelos. Lo ideal es utilizar un desyerbador oscilante, muy ergonómico, nos permite trabajar manteniendo la espalda recta. Con esta herramienta solo se trabaja el primer centímetro de tierra, no es agresiva para el suelo.

Es fundamental deshierbar en el momento adecuado. Habiendo colocado las verduras muy cerca unas de otras, una vez que hayan crecido, no dejarán lugar para las hierbas silvestres. Aproximadamente dos semanas después del primer deshierbe, será el momento de un segundo. Por lo general, el último también. ¡Buen trabajo!

A diferencia del método “extensivo” más tradicional donde la distancia entre las filas se elige para adaptarse a las herramientas en lugar de a las verduras, con el método biointensivo no debemos desyerbar cada dos semanas.

En el jardín biointensivo, en lugar de escuchar el ruido ensordecedor del cultivador, trabajamos con el canto de los pájaros y el zumbido de los insectos.

Espero haberte dado el deseo de probar este revolucionario método de cultivo de inmediato. Comparta sus experiencias y fotografías con nosotros. No importa si tienes un gran terreno o un pequeño jardín, un sombrero en la cabeza y tu sonrisa son suficientes para cultivar tu jardín.

Artículo de Emile Jacquet. Fotografías de Elisa Scarpa (@ elisascarpa.travelphotography)

Vídeo: Cultivos Protegidos en el Ciesa, hablemos de micro túneles (Noviembre 2020).